Archivo para febrero, 2012

La maravillosa Familia Lager

Posted in TBB staff on febrero 27, 2012 by TheBeerBox Staff

Lager: del alemán almacén.

¡Hey Beerlovers! Son frescas y sin problemas [el sueño de cualquiera] Nos quitan el calor y podemos compartir tiempo con ellas…mucho tiempo.

En la familia de las cervezas de fermentación baja, el tipo de cerveza LAGER es el más importante al nivel mundial en términos de volumen de producción independientemente del volumen de consumo. Esta cerveza la cual hoy en día es considerada como la más conocida y la más consumida, surge durante el siglo XIX, cuando cerveceros checos y alemanes buscaban desarrollar una cerveza de mejor aspecto por el uso comercial cada vez más común de recipientes transparentes. Se inventaron formas diversas y más eficaces de filtrar la cerveza y la hicieron más clara. Una forma de clarificar la bebida era la de alargar considerablemente la maduración a bajas temperaturas y de ahí el origen de su nombre que se debe a los almacenes (LAGER en alemán) o más bien las cavas donde los maestros cerveceros alemanes tenían por costumbre el dejar la cerveza producida a fines de otoño en reposo hasta la primavera. El frio de la temporada permitía  que solo cierta categoría de levaduras siguiera su trabajo entregando así cervezas más puras y de mejor calidad.

La “Edad de Oro” de esta cerveza está marcada por los acontecimientos ocurridos durante el siglo XIX: Los estudios de Louis Pasteur acerca del proceso de fermentación , el descubrimiento por parte del danés Emil Christian Hansen de varios tipos diferentes de levadura, en especial el tipo específico para la producción de Cerveza Lager y la invención de la Maquina de Refrigeración del ingeniero bávaro Carl Linde, lo cual posibilito producir esta cerveza todo el año con calidad estándar a niveles industriales.

Actualmente la mayoría de las cervezas industriales están hechas según este sistema alcanzando un arrasador 90% de la producción mundial la cual se ve dominada y controlada por los dos gigantes que son AB Inbev y Sabmiller quienes, a pesar de que AB Inbev sea originario de Bélgica y Sabmiller de Inglaterra, a ellos dos posicionan a China, Estados Unidos, Alemania, Rusia, Brasil, Japón y México en los 6 principales países productores de cerveza de tipo Lager, eso sobre todo por su desenfrenada carrera por dominar el mercado lo cual los ha llevado en comprar la mayor cantidad cervecerías posibles en todos los países donde el mercado permita la producción y venta a gran escala de cerveza más bien económicas siempre de características organolépticas sensiblemente similares : color dorado brillante, espuma ligera con un contenido alcohólico promedio de 4-5%.

No obstante la gran categoría de las cervezas de fermentación baja, en donde predomina la familia de las Lager pero en donde también podemos encontrar otras familias como la de las “Bock” o la de las “Pilsner” o “Pils” así como cervezas de fermentaciones híbridas o especiales, ofrecen una gran diversidad de sabores, intensidades, aromas y colores a través de más de 28 tipos de cervezas de fermentación baja, cantidad sumamente lejana de la clasificación prejuiciosa y reductora que hace que la gente piense que la cerveza se clasifica entre claras y obscuras, y eso sin hablar de las cervezas de fermentación alta.

Dentro de las cervezas de fermentación baja podemos encontrar diferentes tipos como:

–      Golden lager: originaria de Múnich más conocida como Helles Lager la cual es una “rubia” de medio contenido alcohólico y de justo equilibrio gustativo.

–      Kellerbier: típicamente Bávara, ligeramente turbia y de notas lúpulosas. Posee una espuma ligera pero persistente y de gusto bruto.

–      Kulmbacher: del nombre de su ciudad de origen en Bavaria y de color intenso con  espuma y grado alcohólico medio y buena expresión de lúpulo.

–      Münchner Helles: Típica de Múnich y fácilmente identificable por sus notas marcadas de malta, su sabor dulce y pobre grado alcohólico.

–      Münchner Dunkel: Una Lager obscura en la cual resaltan su espuma persistente y sus notas torrefactas.

–      Oktoberfestbier: Cerveza de producción única para la fiesta bávara de Múnich.

–      American Lager: Ligeras y fácil de tomar por la adición común de trigo, maíz o arroz lo cual permite suavizar el aroma de la malta de cebada.

–      Lager Exótica: Típicas de los países que no poseen una verdadera tradición en cuanto a la elaboración de cerveza, por lo tanto son a menudo el resultado de pruebas y combinaciones de estilos ya existentes creando así un sin fin de subtipos de cerveza.

–      Dark Lager: A base de malta tostada la cual será su característica principal tanto en la parte visual como gustativa
de su degustación.

–      Strong Lager: De grado alcohólico elevado (7-8%) y de color más pronunciado.

–      Light Beer: De bajo contenido alcohólico y aromático principalmente creadas con el objetivo de refrescar en temporada de calor.

–      Icebeer: Muy ligeras y fáciles de tomar pero de aromas netos y persistentes.

–      Eisbier: De cuerpo importante y bien estructurado por la eliminación importante de agua que se solidifica primero en la fermentación de temperatura muy baja.

–      Bock: Cerveza “Lager” más consistente producida en invierno y de color variable en función del grado de tostado y de grado alcohólico rondando el 6%.

–      Doppelbock: Cerveza de estructura melosa y suave con un grado alcohólico que alcanza fácilmente el 8% por su carga extra de malta.

–      Double Malt: Cerveza similar a la Doppelbock con una concentración aromática y alcohólica un tanto menor.

–      Eisbock: Cerveza Doppelbock de mayor concentración por eliminación importante de agua, alcanza un 14% de alcohol por volumen.

–      Hellesbock: Bock pálida y dorada pero de alto grado alcohólico.

–      Maibock: Cerveza de primavera muy parecida a la Lager en su estilo de producción.

–      Pilsner: Cerveza histórica nacida en la ciudad de Pilsen en Republica Checa es seca y lúpulosa de espuma blanca fina y persistente, de efervescencia agradable y color dorado.

–      Deutscher Pilsner: Aun más seca y más lúpulosa que su hermana Checa.

–      American Pilsner o Premium Lager: Menos estructuradas y un poco más suaves que su prima Checa y Alemana por la adición de arroz u otros cereales.

–      Dortmunder o Export: Estilo hibrido entre la pilsner y la Hellesbock. Doradas con intensas notas a malta y lúpulo.

–      Biere de garde: “Rubia” nacida como cerveza de fermentación alta y transformada con el tiempo en cerveza de fermentación baja característica por su maduración hibernal en barrica de roble en las regiones del norte de Francia.

–      Biere de mars: Cerveza francesa de larga fermentación hibernal que solo se comercializa en primavera y conocida como la primera cerveza del año.

–      Marzen: Adaptación Bávara de la Biere de mars.

–      Rauchbier: Especialidad de Nuremberg y Bamberg en Alemania características por sus aromas ahumados obtenidos por el secado a la leña de la malta.

–      Schwarzbier: Originaria de Thuringe en Alemania, se caracteriza por su color y aroma de intensa concentración obtenidos la alta torrefacción de la malta.

–      Vienna: Originaria de la fábrica de Dreher en la ciudad del mismo nombre, se distingue por el uso de malta tostada, de color ámbar y limpidez reconocida.

Con tanta información creo que ya nos dio sed. Una familia que sin duda merece todo nuestro respeto, admiración y sentidos. Hay que también que romper con esos paradigmas que nos fueron inculcando a lo largo de nuestras vidas, Lager no es exclusivamente una familia de rubias, también están las morenazas de fuego y no todas son suaves y ligeras, hay algunas chuladas super complejas que al probarlas hacen que tus sentidos exploten preguntándote si en verdad es una lager.  No lo piensen tanto y aviéntense por una cerveza Familia Lager. Disfruta de un día soleado con un buen libro en mano sentado en la “banquita” del jardín o en tu terraza. A cada sorbo recuerda el trabajo por el cual ha pasado para que en tus sentidos derrame sus emocionantes sensaciones.

Déjate llevar por la Beerlovermanía y despierta tu paladar. 

Julien Lefebvre @TBB Staff

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La cerveza y el Alma.

Posted in TBB staff on febrero 1, 2012 by TheBeerBox Staff

Mucho se ha hablado ya de los “pros” y los contras que tiene la cerveza para nuestra salud. Que si engorda, que si no engorda, que si es buena o mala y un debate sin fin entre la ciencia, la conciencia y la cerveza.

Pero, ¿el alma?

Muchas son las doctrinas filosóficas y teológicas, que se basan en el mismo concepto: Mente, cuerpo y espíritu. Por ello, sabemos que pasa con el cuerpo y con la mente al beber [buena] cerveza. El alma o espíritu…
¿No importan?  ¡Por supuesto que sí!

Acompáñame en un pequeño ejercicio. Cierra los ojos, respira despacio e imagina frente a ti una pinta servida con todo el cuidado del mundo. Tiene una gran espuma, cremosa, fascinantes colores, la temperatura ideal…¿Sientes esa felicidad? ¡Pues claro! Eso mismo que sentiste al imaginarlo pasa al beberla. Para quienes comparten esta idea conmigo sabrán que las sensaciones son infinitas, que existe un cambio interno en nosotros cuando realmente dedicamos los sentidos completos a nuestra cereza favorita. Se disfruta, conmueve, excita, exalta, invita a querer vivir toda la vida con una pinta en mano. El alma del hombre se hace noble, se ennoblecen hasta los mas duros de carácter. Se ama, se vive, se comparte.

El beber una buena cerveza incrementa esa parte humana que tenemos todos: el corazón. Prueba de ello es que muchos artistas, inventores, escritores, músicos durante años han otorgado ese poder sensorial a su cerveza favorita. Podría apostar a que las mismas sensaciones causa un grandioso trago de cerveza, como aquellas que sentiste cuando besaste a alguien por primera vez. Ese mágico encuentro en donde solo te ves a través de los ojos de quien tienes enfrente. Eso mismo que te cambia por dentro es lo que sentimos cuando abrimos los sentidos a la magia que tenemos dentro de una botella color ámbar.

La próxima vez que tengas frente a ti una joyita cervecera, proponte a amarle y a besarla, piensa en cuantas manos tuvieron que contribuir para que pudiéramos disfrutar, campesinos, granjeros, ingenieros, maestros cerveceros, años de historia y tradición en tu pinta. Si lo haces te apuesto a que la magia que encierran los sabores que tienes frente a ti será el pan de cada día en tu lista de tareas diarias: Beber cerveza con el Alma.

Por eso siempre hablamos de DESPERTAR paladares dormidos. Porque precisamente estamos dormidos ante millones de maravillas que pasan a lo largo del día. Nos preocupan muchas cosas a diario, vivimos en un país complicado, pero, siempre tenemos esa gran opción de darle a nuestra alma un fuerte abrazo, de llegar a casa y disfrutar con nuestra familia un sorbo de malta ya fermentada. De darles a nuestros hijos un beso que dura en tiempo un instante pero en la memoria estará para siempre y si después viene ese “apapacho” escúchala, tócala, mírala y bébela despacio, no hay prisa, sorbo a sorbo siente como entra dentro de tu pecho y se queda ahí para verte dormir.

Estoy convencido que tu vida no será la misma si lo hacen con esta conciencia.

La recomendación no es beber mucha cerveza, sino buena cerveza y hacerlo con todos los sentidos para que el alma sienta cuan agradecido estas.