La Maravillosa Historia de la Cerveza

Los primeros registros

¡Hey BeerLover’s! Empezaremos con lo básico, La Historia.
Hay varias historias y leyendas acerca de su nacimiento, citaremos todas las que nos hemos encontrado, así mismo iremos incrementando este tema a medida que vayamos adentrandonos con la lectura de varios libritos que estan en hilera esperando a que termine el que hoy en día me devoro…

Luces, cámara… Con ustedes, su magestad: La Cerveza

Etimología Existen varias versiones:

▪ Una, según Coromines, dice que «cerveza» proviene del francés cervoise y que éste a su vez proviene del latín cervisia (o cerevisia) que a su vez vendría de una raíz celta, cognado con el galés cwrw y el gaélico coirm.

▪ Otra, de Duboë-Laurence y Berger (El Libro del Amante de la Cerveza) excelente libro por cierto, si lo desean pueden pedir una copia…. Duboë-Laurence y Berger sugiere que cervoise viene de cerevisia pero luego añaden que esta voz vendría de Ceres, diosa latina de la tierra y los cereales, y de vis, la fuerza. En cualquier caso Coromines afirma que cereal proviene de cerealis, que designa aquello perteneciente a la diosa Ceres.

▪ Otra dice que se ha conservado el nombre con que la designaban los celtas, y que cerveza viene de la voz cerevisia que es en realidad celta. En todo caso, la raíz común es fácilmente apreciable en sus voces gallegas, “cervexa”, portuguesa, “cerveja” y española.

En otros idiomas europeos se emplean derivados del germánico bier (cerveza). En ArgentinaCosta RicaCubaEspañaUruguay y Venezuela se emplea, de forma coloquial, la palabra italiana birra. En Colombia se le dice pola, debido a la desaparecida marca de cerveza La Pola, comercializada en este pais con ese nombre en honor a Policarpa Salavarrieta. También existen en Colombia términos coloquiales como fría o chela. En BoliviaChilePerú y México se suele llamar a la cerveza por chela o chelita. En Ecuador se la llama biela (que es una contracción fonética de las palabras: bien helada). En Honduras y El Salvadorse le llama “birria”, “heladas” o “polarizadas”

Por último hay que destacar que se podría clasificar el sake como cerveza de arroz (si bien hay varias diferencias), pero en Japón la cerveza, tal y como se conoce en occidente, fue un producto importado. Hoy en día existen fábricas de cerveza japonesas y para designar dicha bebida se adoptó también la locuciónbier, pero con el fin de adaptarla a la escritura japonesa dicha locución se transformó en biiru.

La Historia

Históricamente fue desarrollada por los antiguos pueblos elamitasegipcios ysumerios. Las evidencias más antiguas de la producción de cerveza datan de alrededor de 3500 a. C., algunos la ubican conjuntamente con la aparición del pan entre 10.000 a. C. y 6.000 a. C. ya que constituía la misma preparación agregando más o menos agua, y fueron halladas en Godin Tepe, en el antiguo Elam (en el actual Irán). Parece ser que las cervezas primitivas eran más densas que las actuales. Según la receta más antigua conocida, el Papiro de Zósimo de Panópolis (siglo III), los egipcios elaboraban la cerveza a partir de panes decebada poco cocidos que dejaban fermentar en agua. Antiguamente en Oriente se usaba arroz y también bambú.

Los restos arqueológicos más antiguos de producción de cerveza en Europafueron descubiertos en el yacimiento del valle de Ambrona (SoriaEspaña) y datan de alrededor de 2400 a. C., según el trabajo arqueológico del equipo dirigido por Miguel Ángel Rojo Guerra. También se han encontrado evidencias arqueológicas de elaboración de cerveza en el yacimiento de Genó, en Aitona(Lérida, España), tras los trabajos de investigación arqueológica, dirigidos por el profesor José Luis Maya González, que han establecido que estos restos arqueológicos databan de alrededor de 1100 a. C.3 4

Los celtas conocían la elaboración de la cerveza y llevaron consigo este conocimiento cuando se extendieron por la península Ibérica, donde su uso y su elaboración se desarrolló muy pronto.

Con el paso de los siglos, sobre todo a partir de la romanización, la mediterránea se consolidó como una zona básicamente vinícola mientras que la cerveza se producía en el norte y centro de Europa y adquiría la forma de lo que entendemos hoy por cerveza. De esta manera, se extiende el uso de la maltacomo ingrediente principal y también se empieza a introducir el uso del lúpulocomo aromatizante. Esta planta cannabacea confiere a la cerveza su sabor amargo característico, a la vez que favorece la conservación.

El año 1516, el duque Guillermo IV de Baviera redactó la primera ley que fijaba qué se entendía por cerveza. Esta ley de pureza (Reinheitsgebot) establecía que solamente podía utilizarse agua, malta de cebada y lúpulo para elaborar la cerveza.

La cerveza empezó a recuperar su presencia social en España a partir del reinado del emperador Carlos I, que trajeron consigo maestros cerveceros de Alemania. Pero por aquel entonces, la cerveza era aún un producto de temporada y queda por primera vez registrada en España entre las pertenencias del emperador a la muerte de este en Yuste por su Secretario Martín de Gaztelu.5 No se sabía conservar y con el calor perdía toda su fuerza. Hubo que esperar hasta la Revolución Industrial, en el siglo XIX, época en que se descubrió el frío con métodos de conservación, para poder disfrutar de la cerveza durante todo el año. Por eso, no se puede hablar de una verdadera industria cervecera hasta el siglo XIX, cuando empiezan a aparecer pequeñas fábricas artesanales. La primera gran fábrica de cerveza en España fue abierta en 1864 por el alsaciano Louis Moritz en Barcelona.

LA HISTORIA DE LA CERVEZA

Los orígenes de la cerveza se pierden en la noche de los tiempos entre historias y leyendas; las del antiguo Egipto atribuyen su origen al capricho de Osiris.

Numerosos antropólogos aseguran que hace cíen mil años el hombre primitivo elaboraba una bebida a base de raíces cereales y frutos silvestres que antes masticaba para desencadenar su fermentación alcohólica; El liquido resultante lo consumía con deleite para relajarse. La mención más antigua de la cerveza, “una bebida obtenida por fermentación de granos que denominan siraku”, se hace en unas tablas de arcilla escritas en lenguaje sumerio y cuya antigüedad se remonta a 4.000 años a.C. En ellas se revela una fórmula de elaboración casera de la cerveza: se cuece pan, se deshace en migas, se prepara una mezcla en agua y se consigue una bebida que transforma la gente en “alegre, extrovertida y feliz”.

Desde Oriente Medio, la cerveza se extiende por los países de la cuenca oriental del Mediterráneo. Los egipcios, recogiendo los métodos sumerios, elaboran una cerveza que bautizan con el nombre de “zythum”, descubren la malta y añaden azafrán, miel, jengibre y comino con objeto de proporcionarle aroma y color. Y si entre los romanos y los griegos fue considerada una bebida de a gente llana, los pueblos del norte de Europa festejaban con cerveza las fiestas familiares, las solemnidades religiosas y los triunfos sobre sus enemigos.

En la Edad Media nacería la “cerevisa monacorum”, cerveza de los monjes con denominación de origen, cuyo secreto guardaba celosamente cada fraile boticario. Los monjes lograron mejorar el aspecto, el sabor y el aroma de la bebida.

Entre los siglos XIV y XVI surgen las primeras grandes factorías cerveceras, entre las que destacan las de Hamburgo y Zirtau. A finales del siglo XV, el duque de Raviera Guillermo IV promulga la primera ley de pureza de la cerveza alemana, que prescribía el uso exclusivo de malta de cebada, agua, lúpulo y levadura en su fabricación.

La auténtica época dorada de la cerveza comienza a finales del siglo XVIII con la incorporación de la máquina de vapor a la industria cervecera y el descubrimiento de la nueva fórmula de producción en frío, y culmina en el último tercio del siglo XIX, con los hallazgos de Pasteur relativos al proceso ce fermentación.

Historia de la cerveza

La cerveza es uno de los productos más antiguos de la civilización. Los historiadores creen que ya existía en Mesopotamia y Sumeria en el año 10.000 a.C.

En la antigüedad, los chinos también elaboraban cerveza llamada “Kiu” utilizando cebada, trigo, espelta, mijo y arroz. Mientras que las civilizaciones precolombinas de América, utilizaban maíz en lugar de cebada. De manera similar, en la antigua Britania se elaboraba cerveza a base de trigo malteado antes de que los romanos introdujeran la cebada.

Los egipcios elaboraban la cerveza a partir de panes de cebada poco cocidos que dejaban fermentar en agua. La llamaban “zythum” que significaba vino de cebada.

En la Edad Media, fue en Bélgica, en donde los monjes refinaron el proceso prácticamente hasta la perfección e institucionalizaron el uso del lúpulo, planta canabacea que confiere a la cerveza su sabor amargo característico, a la vez que favorece la conservación .

En los países nórdicos con climas muy fríos como Alemania o Inglaterra, la cebada se cultivaba mejor que la uva, por lo que la producción de cerveza era mejor frente a la del vino, convierténdose así éstas regiones, en grandes productoras de cervezas.

Entre los siglos XIV y XVI surgen las primeras grandes fábricas cerveceras, entre las que destacan las de Hamburgo y Zirtau. A finales del siglo XV, el duque de Raviera Guillermo IV promulga la primera ley de pureza de la cerveza alemana, que prescribía el uso exclusivo de malta de cebada, agua, lúpulo y levadura en su fabricación.

La época dorada de la cerveza comienza a finales delsiglo XVIII, con la incorporación de la máquina de vapor a la industria cervecera y el descubrimiento de la nueva fórmula de producción en frío; culmina en el último tercio del siglo XIX, con los hallazgos de Pasteur relativos al proceso de fermentación.

En la actulidad, los principales países productores son Estados Unidos, Alemania, Rusia, Reino Unido, Japón y México.

La Cerveza, historia y tipos.

Suele relacionarse a algunos países con una bebida como el caso de Rusia y el vodka, México y el tequila, Escocia y el whisky, etc. En el caso de España, la bebida española típica suele ser el vino, aunque un equipo de
arqueólogos de la Universidad de Barcelona, coordinado por José Luis Maya, profesor de Prehistoria e Historia Antigua de la Universidad de Barcelona, descubrió recientemente que también la cerveza es patrimonio peninsular.
Según estas investigaciones, los restos más antiguos se han encontrado en el modesto poblado de Genó, que estuvo situado en lo que es ahora el pueblo de Aitona, en la provincia de Lérida. Allí trabajó entre 1976 y 1985 el
Seminario de Estudios e Investigaciones Prehistóricas, que dirige Juan Luis Maya. Posteriormente, el especialista en Arqueología de la Alimentación Jorge Juan Tresserras estudió los sedimentos de cerveza, a los que
finalmente se ha otorgado una datación de 1100-1000 a.C.

Se trata de los restos más antiguos de Europa, casi 500 años antes de que los alemanes empezasen las primeras elaboraciones, nuestros ancestros de la Edad del Bronce ya degustaban la rubia cerveza. Sin embargo, los de mayor antigüedad en el mundo se encuentran en Sudán y tienen 7000 años.

Aunque el yacimiento arqueológico de Genó, formado por una calle principal y unas 16 viviendas, fue descubierto en 1958, se tardó en determinar que los restos orgánicos que contenían varias de las tinajas correspondían a

fermentos de cerveza.

Fuera de Europa tiene una historia tan vasta como la humanidad misma y una riqueza de variedades y matices tan enorme como sus m‡s 6000 años de historia y tradición. Gracias a unas tablillas de arcilla halladas en la tumba de Ti, en Súmer, Mesopotamia, sabemos que ya unos 4000 años antes de Cristo se preparaba una bebida a base de moler y cocer unos panes planos de cebada que, posteriormente, se braceaban en agua azucarada y se dejaban reposar. As’ obtenían una cerveza que recibía el nombre de sikaru y que es considerada la primera de la Historia. Aunque hay vestigios de producción de fermentos a base de cereales fechados en el neolítico. Para los chinos del año 3000 y 2000 antes de nuestra Era, la cerveza encarnaba dos principios: el del elemento l’quido, propenso a descender, y el del elemento espiritual, que tiende a subir.

Historia de la cerveza

El origen de la Cerveza se remonta muy atrás en la historia de la humanidad. Hay quienes afirman que fue inventada antes que el pan, y que por mucho tiempo se le utilizó como alimento más que como bebida de celebración. Y es que la materia prima fundamental de la Cerveza es la cebada, un cereal de reconocidas cualidades nutritivas.

Origen
Hace más de 6,000 años en las mágenes de los rios Tigris y Eufrates, los sumerios elaboraban y consumían Cerveza.

La historia dice que los babilonios heredaron de los sumerios el arte del cultivo de la tierra y la elaboración de la Cerveza. Uno de los decretos más conocidos de la época, emitido por el Rey Hammurabi, dispuso normas sobre la fabricación de esta bebida, en las cuales se incluían el precio del producto, la concentración adecuada y se establecían sanciones aplicables a quienes la adulteraran. La elaboración tenía carácter religioso y era realizada por sacerdotisas.

Según una tabla asiria fechada 2.000 años A.C., la cerveza formaba parte de las provisiones del Arca de Noé, y Cristobal Colón al llegar a las Islas del caribe descubre que los indios americanos tomaban una bebida fermentanda hecha con maíz.

Los griegos identificaron la Cerveza con los egipcios, ya que la palabra “zythum” usada por éstos, significaba vino de cebada. Un siglo antes de Jesucristo, Diodor Sículo escribe “Se hace en Egipto, con cebada una bebida llamada zythum y que por lo agradable de su color y su gusto cede muy poco al vino”.

En sus comienzos, los egipcios obtenían la Cerveza fermentando el trigo, pero más tarde éste fue sustituido por otros cereales más idóneos, especialmente la cebada. La bebida se mezclaba con frutos, preferiblemente dátiles, se endulzaba con miel y se perfumaba con canela.

Los fabricantes egipcios de Cerveza eran exceptuados de prestar el servicio militar y tanto los soldados como las autoridades, recibían Cerveza como parte de su paga.

También existen pruebas de que los chinos producían una clase de Cerveza llamada “Kiu” hace más de 4,000 años, la cual se fabricaba a base de cebada, trigo, espelta, mijo y arroz.

Cerveza alemana

La tradición cervecera de Alemania es muy antigua, y según consta en una enciclopedía germana de 1645, la bebida típica de las tribus de ese país era el “Mer”, tradicional brebaje fermentado, néctar divino.

Antes de conocer el lúpulo, los europeos del norte utilizaban hierbas aromáticas y plantas silvestres, logrando una Cerveza más ligera, de poca duración y no apta para el transporte.

En el siglo XII el rey Juan Primus, conocido como Gambrinus, combate el hambre en sus dominios a través del cultivo de la cebada, con lo que impulsó la fabricación de la Cerveza.

En la Edad Medía, las tierras alemanas poseían cerca de 500 claustros en los cuales se elaboraba y comercializaba Cerveza, ya que al estar prohibido el vino en la cuaresma, bebían Cerveza. Esto no era privilegio exclusivo de los monjes, puesto que las monjas de los Prados de Santa Clara, recibieron de parte de los duques de Baviera, el derecho de elaborar su propia Cerveza.

Alemania ha influido mucho en las características de la Cerveza moderna, al punto de que hoy en día cuenta con una “Ley de Pureza”, promulgada por el duque bávaro Guillermo IV en 1516. Esta norma obliga a producir la bebida con cebada malteada, levadura, lúpulo y agua.

:::::

Historia
La historia de la cerveza esta íntimamente ligada a los primeros pasos dados por el hombre en la agricultura y la consiguiente necesidad de almacenamiento de los granos. Se presume que su nombre proviene del latín clásico cervisia ocerevisia, por referencia a Ceres, diosa de la Agricultura.

Los agricultores observaron que esta combinación de granos molidos, puestos en un recipiente y expuestos al medio ambiente normal fermentaban (por la acción de microorganismos existentes en el ambiente). El resultado de lo obtenido les agradó y probaron agregar agua a la pasta resultante del fermento.
Por el siglo XIII, se incorporó el lúpulo a la mezcla, quien estaba encargado de darle sabor y aroma debido a sus conocidas cualidades antisépticas, que otorgan estabilidad a la bebida.

La producción industrial masiva es reconocida como iniciada a fines del siglo XVIII, quedando muy pocos rastros de aquellas marcas.
En la actualidad, beber cerveza en sus distintos tipos es una costumbre de casi todos los pueblos del mundo. Para su elaboración no se depende exclusivamente de un grano determinado, sino de los cereales locales (existieron y existen cervezas de maíz, cebada, arroz, mijo, avena, etc.).

La cerveza: una larga historia

El proceso de elaboración de la cerveza es tan complejo que resulta sorprendente que se le ocurriese a alguien. Sin embargo, así fue y fue hace mucho tiempo.

La cerveza es uno de los productos más antiguos de la civilización. Los historiadores creen que ya existía en Mesopotamia y Sumeria en el año 10.000 a.C. En 1981 se encontró una tablilla de piedra que describe un tipo de cerveza elaborada en Babilonia en el 6.000 a.C. En la antigüedad, los chinos también elaboraban cerveza, del mismo modo que las civilizaciones precolombinas de América, que utilizaban maíz en lugar de cebada. De manera similar, en la antigua Britania se elaboraba cerveza a base de trigo malteado antes de que los romanos introdujeran la cebada.

La materia prima principal en la elaboración de la cerveza es la cebada; se sabe que la existencia de este cereal se remonta a tiempos tan antiguos como el 3.000 a.C. Como la cebada se cultiva mejor que la uva en climas fríos, los países nórdicos como Alemania o Inglaterra favorecieron la producción de cerveza frente a la del vino, y estas regiones se convirtieron en renombradas productoras de cervezas. En efecto, la producción de cerveza se tomó muy en serio, tanto allí como en el Nuevo Mundo, donde esta bebida era uno de los componentes principales de la dieta de los primeros colonos.

La cerveza, fuente de alimento

Hasta el año 1.400, los ingredientes principales de la cerveza eran la cebada malteada, el agua y la levadura. Se añadía romero y tomillo para evitar que la cerveza se estropeara y para añadirle sabor. Esta cerveza era turbia y contenía muchas proteínas e hidratos de carbono, lo cual la convertía en una bebida muy nutritiva, que consumían tanto los campesinos como la nobleza.

Se cree que en el siglo XV se descubrió una nueva versión de cerveza. Los mercaderes de Flandes y Holanda introdujeron el lúpulo en su elaboración, lo cual le daba cierto sabor amargo. La variedad que contenía lúpulo se denominó “cerveza” y la que carecía de este ingrediente, “ale”. La nueva variedad con lúpulo se hizo tan popular que a partir del siglo XVIII todas las cervezas se fabricaban con este componente.

En la Edad Media, los monjes europeos salvaguardaron el saber literario y científico, así como el arte de la elaboración de la cerveza. Ellos refinaron el proceso prácticamente hasta la perfección e institucionalizaron el uso del lúpulo por su sabor y sus propiedades como conservante. Sin embargo, hubo que esperar a Luis Pasteur para que se diera el paso final. Hasta entonces, los productores de cerveza dependían de la levadura natural que transportaba el aire para que se produjese la fermentación. Al demostrar que la levadura es un microorganismo vivo, Pasteur hizo posible el control preciso de la transformación del azúcar en alcohol.

La cerveza, hoy

Hoy en día, se aplican diversas técnicas altamente perfeccionadas dependiendo del tipo de cerveza que se elabore, pero se usan esencialmente dos tipos de levadura: la Saccharomyces cervisiae y su pariente cercana, la S. carlsbergensis. La primera se describe como una levadura de “fermentación alta” ya que flota en la superficie del mosto. Se usa para elaborar cervezas más oscuras como la “Bitter” inglesa, mientras que las cervezas rubias continentales se fabrican con S.carlsbergensis, que es una levadura de fermentación baja.

Actualmente hay una enorme variedad de cervezas en Europa, especialmente en Bélgica, Holanda y Alemania. Es interesante saber que la cerveza Lambic se fermenta con levaduras naturales y se le añaden cerezas o frambuesas para mejorar su sabor, y que la “cerveza blanca” se elabora a partir de trigo y se condimenta con cilantro y cáscara de naranja

Cerveza para todos

La historia de la cerveza es fascinante. Desde hace mucho tiempo sus diferentes variedades han servido tanto como bebida nutritiva para los monjes durante el ayuno como para saciar la sed de los buscadores de oro en California.

Abbey Ale: Es una cerveza fuerte que se elaboraba tradicionalmente en las abadías belgas para servir de “alimento líquido” a los monjes durante el ayuno de la Cuaresma.
Steam Beer: Este tipo de cerveza se fabricó por primera vez en California a finales del siglo XIX, durante la fiebre del oro. Se elabora mediante una fermentación híbrida usando levadura de fermentación baja a temperaturas de fermentación alta.
Bock: Es una cerveza rubia muy fuerte que se fabricaba tradicionalmente en invierno para celebrar la proximidad de la primavera.
Double Bock, o Dopplebock: Esta variedad fue creada por los monjes italianos de la orden de San Francisco de Paula en Baviera para alimentarse durante el ayuno de la Cuaresma.
India Pale Ale: un tipo de “ale” que se fabricaba en Inglaterra para abastecer a las tropas británicas instaladas en la India en el siglo XVIII. En el proceso de elaboración, se tenía en cuenta que debía ser fuerte parar conservarse durante un viaje de hasta seis meses de duración.
Porter: La elaboró por primera vez en Londres en 1722 un tal Harwood para sustituir a una cerveza barata que era muy popular en esa época. Se denominó “Entire” y se comercializó como una variedad más intensa y nutritiva que la “ale”. Iba dirigida a los cargadores y quienes realizaban trabajos pesados para proporcionarles la fuerza necesaria en su trabajo.

FOOD TODAY 02/2002

::::::::

La cerveza es una bebida alcohólica muy antigua, desarrollada por los pueblos de los imperios mesopotámicos y por los egipcios, resultado de fermentar los cereales germinados en agua, en presencia de levadura. Aunque existen en el mercado cervezas de trigo, mijo y arroz, la más habitual es la obtenida a partir de la fermentación de la cebada. Una vez embebida de agua, la cebada se deja germinar a fin de que el almidón se convierta en azúcar soluble. Una vez conseguido este proceso, se seca y se tuesta más o menos, según se quiera obtener una cerveza pálida, dorada o negra. Para conseguir ese paladar amargo que caracteriza a la cerveza, se le añade lúpulo o, más exactamente, su flor, un cono de pétalos dorados que contiene resinas y aceites aromáticos. Para conseguir la mezcla de ambos sabores, se añade el lúpulo durante el proceso de ebullición de la cerveza, en las tinas de cobre, al tiempo que también se adiciona el azúcar. Sin la presencia del lúpulo, la masa en ebullición o Wort podría utilizarse para la destilación de whisky.Si la cerveza tiene mucho gas carbónico, ya sea natural o añadido, se denomina “Lager”. La “Stout” es oscura y densa, algo dulzona, característica de Irlanda e Inglaterra. La “Bock” es densa y guarda algo de aroma de las levaduras. La cerveza clara es una clase inglesa, suave, endulzada y con intenso sabor a lúpulo.

Según la mitología egipcia, fue Osiris, dios de la agricultura, quien enseñó a la humanidad el arte de fabricar cerveza. La cerveza egipcia se producía enterrando cebada en recipientes de germinación; la papilla de malta fermentaba por la acción de levaduras salvajes. El uso del lúpulo se cree que procede del siglo VII a.C. La fabricación de cerveza estaba extendida por el norte de Europa ya a comienzos de la era cristiana, y hoy casi todos los países industrializados de Asia y América tienen industrias cerveceras, que suelen producir cervezas tipolager de calidad media o baja. Los principales países productores de cerveza en la actualidad son Estados Unidos, Alemania, Rusia, Reino Unido, Japón y México.

Desde 1945 la industria cervecera ha logrado un gran desarrollo; entre 1945 y 1965 se duplicó la producción mundial.

:::::::::

Historia de la cerveza en México

A continuación daremos un breve recorrido sobre la presencia de la cerveza en los diferetentes épocas de la historia mexicana.

La Conquista

Durante esta etapa y 20 años después de la caída de la antigua Tenochtitlán, se fundó en la Nueva España la primera fábrica de cerveza del continente americano.

El 6 de julio de 1542, en la ciudad de Nájera, el emperador Carlos V suscribió una Cédula que concedía a Alonso de Herrera el permiso para su establecimiento cervecero, con la condición de que la Corona recibiera un tercio de las ganancias y el fabricante junto con la gente que lo ayudaba se trasladara al lugar.

El 15 de mayo de 1544, Alonso de Herrera informó a Carlos V sobre el gran éxito obtenido por su empresa, en ese tiempo se les exigió pagar a Germán de Castilla la tercera parte de la cerveza que se hiciera en esta ciudad, la cual pertenecía a su majestad.

Posteriormente en la Nueva España, la producción de cerveza no se desarrollo como se esperaba, ya que debido al abuso de su consumo fue sancionada por las autoridades, y por otro lado, en aquella época existían varias bebidas de origen anterior a la Conquista parecidas a la cerveza, como el zendecho (pulque de maíz), aguardientes, vinos de caña, chinguirito, pozoles, ponches, tepaches , vinos de mezquite, la chicha, la zambumbia y el tesgüino.

Época colonial

El consumo de cerveza en esta etapa fue de cierta consideración, pues el barón de Humboldt afirmó que en 1802 entraron por la aduana del puerto de Veracruz 71 mil 806 botellas importadas.

Durante la independencia

Tres años después de la proclamación de la Independencia (1810), los asuntos relacionados con la cerveza fueron objeto de debate en el Congreso Legislativo. Algunos casos como el de los ciudadanos ingleses Thomas Gillons y Charles Mairet, quienes reclamaron el privilegio para elaborar esta bebida; el de Miguel Ramos Arizpe, quien afirmó que la cerveza ya se fabricaba en Texas y Puebla; y el de Justino Tuallion, quien dijo que el 12 de febrero de ese mismo año se le había concedido el privilegio exclusivo para establecer una fábrica en la Ciudad de México.

Tuallion llegó a elaborar la cerveza más popular de los primeros años del México Independiente denominada “del Hospicio de Pobres”. Se le nombró así, por que su fábrica se ubicaba en un local de la calle Revillagigedo, donde por muchos años estuvo una institución dedicada a los menesterosos.

En 1825, un hombre llamado Notley, fabricaba en San Cosme una cerveza de jengibre inglés muy adecuada para las personas que viajaban por climas cálidos, ya que su frescura era muy eficaz contra las fiebres y otros males relacionados con la exposición al calor excesivo.

En el primer cuarto del siglo XIX, el viajero William Bullock, afirmaba que la cebada de tan buena calidad como cualquiera de Europa, ya se producía en muchas partes del país, y que mientras se iniciara el cultivo del lúpulo, éste podría ser importado desde Inglaterra o los Estados Unidos. Sin embargo, todavia no había seguridad de que la cerveza sustituyera al pulque.

En 1845, el suizo Bernhard Bolgard, estableció en la Ciudad de México la primera cervecería de fermentación alta ” La Pila Seca”. La cebada que se producia en esta fábrica era obscura, elaborada a partir de malta de cebada mexicana secada al sol a la que se le añadía piloncillo. Basicamente bajo esta técnica, trabajaron los primeros cerveceros de México hasta la octava década del siglo XIX, cuando la Cervecería Toluca y México comenzó a fabricar cerveza lager.

En 1869 Emil Dercher (cervecero alsaciano), abrió la Cervecería La Cruz Blanca. Este establecimiento inició su fabricación de cerveza lager en la Ciudad de México hasta 1898.

En 1879, la fabricación de cerveza ocupaba el lugar 17 en importancia entre las industrias de la capital, muy lejos de las de tabaco, ropa, zapatos, panaderías, tocinerías, textiles y molinos de trigo, las cuales ocupaban los primeros lugares con producciones de más de un millón de pesos cada una.

Posteriormente las cervecerías artesanales se extendieron más alla de la Ciudad de México, como Guadalajara, donde los propietarios de algunas fábricas invitaban a sus clientes a conocer su local y apreciar su espectacular maquinaria, cuyo valor era de diez mil pesos en ese entonces.

Siglo XIX

El establecimiento de la red ferroviaria en México, marcó el inició de la historia moderna de la industria cervecera en los años 80 del siglo XIX.

En esta época, se dió la importación de maquinaria y malta de los Estados Unidos, la instalación de fábricas de hielo, asi como también hubo un crecimiento del mercado, de tal forma que podian soportar los costos de factorías más tecnificadas.

Por otro lado los ferrocarriles obligaron a los industriales mexicanos a competir con las cervezas norteamericanas que tenia la capacidad para llegar masivamente a los mercados del interior del país.

La apertura entre 1884 y 1885 de la línea ferroviaria que recorría la ruta entre El Paso, Texas y la Ciudad de México, trajo como consecuencia un elevado crecimiento de las empresas dedicadas a producir cerveza. El industrial cervecero de este período fue Santiago Graf, quien en 1875 adquirió la Cervecería Toluca y México, fundada diez años antes por el suizo Agustín Marendaz.

Graf inició la producción de una cerveza de mayor calidad tipo ale. Pocos años después instaló maquinaria moderna para fabricar hielo, y en 1882 importó equipos alemanes que le permitieron elaborar la primer cerveza lager mexicana: la Toluca lager.

En la última década del siglo XIX, proliferaron a nivel nacional modernas cervecerías con grandes inversiones de capital. Este período fue considerado el primer auge de la cerveza mexicana.

En 1891, se funda la Cervecería Cuauhtémoc, en Monterrey, Nuevo León, a cargo de Isaac Garza, José A. Muguerza, Francisco Sada y el cervecero Joseph M Schnaider, originario de Saint Louis, Missouri. Agregándosele en 1894 cuatro pequeñas cervecerías en Orizaba, Veracruz: la Santa Elena, La Mexicana, La Azteca y La Inglesa; en 1896 la Cervecería de Sonora; y en 1900 la Cervecería del Pacífico.

El porfiriato

A la mitad de este período, el desarrollo cervecero se extendió al sudeste y noreste de la República.

El 7 de abril de 1899, en la ciudad de Mérida, José María Ponce y Cía. fundó la Gran Cervecería Yucateca®, la cual produjo las cervezas Cruz Roja, Estrella®, Conejo y Mestiza. En 1900 se convirtió en la Cervecería Yucateca®, una fábrica de alcance regional que ganó fama mediante las marcas Carta Clara® y León®.

En 1901 Cervecería del Pacífico en Mazatlán, Sinaloa, inauguró su planta lanzando al mercado la marca Pacífico® Pilsner. Sus fundadores fueron los alemanes Jorge Claussen, Germán Evers, Emilio Philippi, César Boelken, Federico Marburg y Jacob Schuele.

Siglo XX

Al comenzar el siglo XX, la cerveza mexicana era un poco más clara que la norteamericana, ya que empleaban en su elaboración entre un 15 y 30 por ciento de arroz. La mayoría de la cerveza se vendía embotellada, y casi toda la malta era importada desde Alemania y los Estados Unidos con excepción de dos cervecerías, La Toluca y La Perla, quienes fabricaban su propia malta.

Para 1918 había 36 fábricas de cerveza en México.

El año 1992, también es muy importante para la industria cervecera, ya que en este tiempo un grupo de empresarios españoles creó la sociedad fundadora de la Cervecería Modelo.

Ya para 1925, el capital invertido en toda la industria era de aproximadamente 20 millones de pesos, la producción nacional era de alrededor de los 50 mil litros y la rama ocupaba cerca de dos mil 500 personas.

En cuanto a consumidores en ese año, se estimaba que sólo el siete por ciento de los hombres y el cinco por ciento de las mujeres entre los 15 y 80 años consumían cerveza en el país, los cuales representaban únicamente la décima parte de los bebedores de pulque.

:::::::::::::::::::::

Historia de la cerveza

La cerveza es uno de los productos más antiguos de la civilización. Los historiadores creen que ya existía en Mesopotamia y Sumeria en el año 10.000 a.C.

En la antigüedad, los chinos también elaboraban cerveza llamada “Kiu” utilizando cebada, trigo, espelta, mijo y arroz. Mientras que las civilizaciones precolombinas de América, utilizaban maíz en lugar de cebada. De manera similar, en la antigua Britania se elaboraba cerveza a base de trigo malteado antes de que los romanos introdujeran la cebada.

Los egipcios elaboraban la cerveza a partir de panes de cebada poco cocidos que dejaban fermentar en agua. La llamaban “zythum” que significaba vino de cebada.

En la Edad Media, fue en Bélgica, en donde los monjes refinaron el proceso prácticamente hasta la perfección e institucionalizaron el uso del lúpulo, planta canabacea que confiere a la cerveza su sabor amargo característico, a la vez que favorece la conservación .

En los países nórdicos con climas muy fríos como Alemania o Inglaterra, la cebada se cultivaba mejor que la uva, por lo que la producción de cerveza era mejor frente a la del vino, convierténdose así éstas regiones, en grandes productoras de cervezas.

Entre los siglos XIV y XVI surgen las primeras grandes fábricas cerveceras, entre las que destacan las de Hamburgo y Zirtau. A finales del siglo XV, el duque de Raviera Guillermo IV promulga la primera ley de pureza de la cerveza alemana, que prescribía el uso exclusivo de malta de cebada, agua, lúpulo y levadura en su fabricación.

La época dorada de la cerveza comienza a finales delsiglo XVIII, con la incorporación de la máquina de vapor a la industria cervecera y el descubrimiento de la nueva fórmula de producción en frío; culmina en el último tercio del siglo XIX, con los hallazgos de Pasteur relativos al proceso de fermentación.

En la actulidad, los principales países productores son Estados Unidos, Alemania, Rusia, Reino Unido, Japón y México.

::::::::::::::::::::

\

SÁBADO 21 DE ABRIL DE 2007

La Cerveza – ¿10.000 años de historia?

 

El hombre domesticó los cereales entre el 10.000 adC y el 6.000 adC en la zona de Mesopotamia.

El origen de la Cerveza se remonta muy atrás en la historia de la humanidad. Según muchos, la cerveza es contemporánea al pan y que durante un tiempo fue consumida como alimento más que como bebida de celebración.

Y es que la materia prima fundamental de la Cerveza es la cebada, un cereal de reconocidas cualidades nutritivas.

Hace más de 6,000 años en las mágenes de los rios Tigris y Eufrates, los sumerios elaboraban y consumían Cerveza.

La historia dice que los babilonios heredaron de los sumerios el arte del cultivo de la tierra y la elaboración de la Cerveza. Uno de los decretos más conocidos de la época, emitido por el Rey Hammurabi, dispuso normas sobre la fabricación de esta bebida, en las cuales se incluían el precio del producto, la concentración adecuada y se establecían sanciones aplicables a quienes la adulteraran. La elaboración tenía carácter religioso y era realizada por sacerdotisas.

Según una tabla asiria fechada 2.000 años A.C., la cerveza formaba parte de las provisiones del Arca de Noé, y Cristobal Colón al llegar a las Islas del caribe descubre que los indios americanos tomaban una bebida fermentanda hecha con maíz.

Los griegos identificaron la Cerveza con los egipcios, ya que la palabra “zythum” usada por éstos, significaba vino de cebada.

En 1903 el ciudadano alemán Rudolf Kohn, Maestro Cervecero de la Cervecería Bavaria después de unos malos entendidos con su titular, el Sr. Leo Kopp renuncia y funda la Cervecería Germania, terminando la construcción de su moderna fábrica en 1905, ingresando al mercado las nuevas marcas “Germania”, “Pilsener”, “Maltogen” y “Biomalta”.

Desde ese momento se vuelve en él mas fuerte competidor de la Cervecería Bavaria.

Hasta nuestros días…que rica una cerveza bien helada ¿no?

Info: cerveza artesal.com, cerverceros argentinos.com, wikipedia.

:::::::

La historia de la Cerveza / Orígenes

En las márgenes de los ríos Tigris y Eufrates, hace mas de 6000 años, los sumerios elaboraban y consumían Cerveza.

Según la historia, los babilonios heredaron de los sumerios la habilidad para el cultivo de la tierra y la manufactura de cerveza.

Mediante un famoso decreto de la época, formulado por el Rey Hammurabi, se dispuso normas sobre la fabricación de esta bebida en las cuales se incluyó el precio de la cerveza, la concentración adecuada de ingredientes, y se establecieron sanciones aplicables a quienes adulteraran la producción. La fabricación de cerveza poseía carácter religioso y era llevada a cabo por sacerdotisas.

Una tabla asiría fechada 2000 años A.C. dice que la cerveza formaba parte de los abastecimientos del Arca de Noe. Por otro lado, al llegar a América, Cristóbal Colon, descubrió en las islas del Caribe que los indígenas fabricaban una bebida fermentada hecha con maíz.

“Zythum” era la definición de los egipcios para el “vino de cebada”, debido a esto los griegos identificaron la cerveza con egipto. 100 años antes de Jesucristo Diodon Siculo escribió: “Se hace en Egipto, con cebada una bebida llamada Zythum y que por lo agradable de su color y su gusto cede muy poco al vino”.

Al principio los egipcios obtenían su cerveza fermentando el trigo, aunque mas tarde dicho ingrediente fue reemplazado por cereales mas aptos como la cebada. La cerveza egipcia se perfumaba con canela, se endulzaba con miel y se mezclaba con frutos, mayormente dátiles.

Quienes fabricaban cerveza en Egipto eran exceptuados de prestar el servicio militar y todos recibían Cerveza como parte de su paga, tanto soldados como autoridades.

Se dice que en China, hace 4000 años, se elaboraba una bebida llamada “Kiu”, que era una cerveza a base de cebada, trigo, espelta, mijo y arroz.

::::::::::::::

cerveza, un liquido que todos nos atrapa, hay que saber sus origenes y su historia

Introduccion

Cerveza, nombre de una bebida alcohólica elaborada por la fermentación de soluciones obtenidas de cereales y otros granos que contienen almidón. La mayor parte de las cervezas se elaboran con cebada malteada a la que se da sabor con lúpulo. En Japón, China y Corea, la cerveza se hace con arroz (y recibe el nombre de sake, samshu y suk respectivamente); en África se usan mijo, sorgo y otras semillas; mientras que el kvass ruso se hace con pan de centeno fermentado.

Produccion

Ya que el almidón por sí mismo no puede fermentar, la fase inicial en la elaboración de todas las cervezas es convertirlo en azúcar, que sí es fermentable. Esto ocurre de forma natural en el proceso de malteado de la cebada (se hace germinar y más tarde se tuesta para poner fin a la germinación). El arroz empleado en la fabricación de sake es infectado con el moho koji, que produce un efecto similar. A menudo se usa una combinación de varios tipos de grano, algunos de los cuales pueden estar malteados y otros no, ya que los caldos puros de malta son muy caros de producir. A continuación se añade agua caliente al grano molido que, tras ser batido, produce una infusión azucarada o wort. A partir de ese momento pueden añadirse los elementos saborizantes (como el lúpulo, hierbas o especias) y se hierve todo junto. También pueden añadirse azúcares durante el proceso de elaboración para aumentar el contenido final en alcohol. Una vez enfriado el mosto de la cerveza, se incorpora la levadura y se produce la fermentación. Muchas cervezas son sometidas a periodos de almacenamiento predeterminados antes de ser embotelladas, enlatadas, guardadas en barriles o servidas directamente sin gasificar. La mayor parte de las cervezas contienen entre un 4 y un 5% de alcohol (grados) por volumen, aunque pueden tener tan sólo un 2% o alcanzar un 17% de alcohol por volumen.

Tipos de cerveza

En Europa, las cervezas varían mucho en sabor, color y fuerza, y cada fase del proceso de elaboración es susceptible de alteraciones, modificaciones e intervenciones creativas. Con todo, hay una distinción básica en la familia de las cervezas: el tipo de levadura. Las cervezas elaboradas con levaduras flotantes (es decir, aquellas que flotan en la superficie del mosto en fermentación) reciben el nombre de tipo ale; las cervezas que se elaboran con levaduras que fermentan en el fondo de la cuba reciben el nombre de tipo lager. Las cervezas de tipo ale fermentan más rápido a temperaturas entre los 15 y los 25 °C, mientras que las tipo lager fermentan más lentamente entre los 5 y los 9 °C. Las cervezas tipo ale pueden servirse a los pocos días de finalizar la fermentación; las tipo lager, por el contrario, deben almacenarse a 0 °C durante periodos que oscilan entre tres semanas y tres meses y deben su nombre a este proceso: Lager significa “almacén” en alemán, y Lagerbier significaba originalmente cerveza para almacenar. Es costumbre servir las cervezas tipo ale más calientes (entre los 12 y los 18 °C) que las tipo lager (entre los 7 y 10 °C).

La cerveza tipo ale precedió en muchos siglos a la lager. A pesar de ello, el sabor suave de la última la ha convertido en el tipo de cerveza que predomina en el mercado, mientras que otros tipos de cerveza de sabor más ‘comprometido’ ocupan parcelas de mercado menos importantes. Entre éstas se encuentran la bitter, el nombre que dan los ingleses a una cerveza a menudo muy cargada de lúpulo; la India pale ale, un término empleado en el Reino Unido y entre las compañías cerveceras locales estadounidenses para hacer referencia a una cerveza con abundante lúpulo y un elevado contenido alcohólico (aunque el término es a menudo alterado en el Reino Unido); la mild ale, una cerveza oscura con poco lúpulo y bajo contenido en alcohol (cerca de un 3%); la stout, una cerveza oscura elaborada con maltas muy tostadas, en ocasiones dulzona y con poco alcohol, pero normalmente seca, amarga y con una graduación alcohólica que oscila entre un 4 y un 10%; la porter, una stout ligera; la Scotch ale, una cerveza con sabor predominante a malta, en ocasiones dulce y con poco lúpulo; y la barley wine, una ale muy fuerte que suele estar embotellada. Cask ale o real ale son términos que se emplean en Gran Bretaña para describir a las cervezas que experimentan una segunda fermentación o maduración en los sedimentos de levadura y se sirven directamente con ellos. Las cervezas trapenses son tipo ale fuertes producidas en seis monasterios trapenses, cinco de ellos en Bélgica y uno en Holanda, que a menudo son embotelladas con azúcar y levadura residuales y, por consiguiente, experimentan una segunda fermentación en la botella (este proceso es conocido como maduración en botella y se usa también en otros tipos de cerveza, especialmente en Bélgica y Francia).

En alemán la cerveza tipo ale recibe el nombre de altbier. Bock es un término alemán que designa los tipos de lager fuertes, a menudo de color oscuro, que suelen beberse en invierno; la doppelbock es aún más fuerte. La Rauchbier, alemana, se prepara empleando maltas ahumadas.

Una serie de cervezas llevan nombre de ciudades. La más famosa es la de Pilsen de la República Checa, cuyo nombre (Pilsener, Pilsner, o Pils) viene a significar una lager dorada con aroma a lúpulo y un acabado seco. La Münchener (de Munich, Baviera, Alemania) es una lager castaño oscuro y la Vienna una lager de color ambarino rojizo; las Burton ales (de Burton-upon-Trent, en Staffordshire, Inglaterra) fueron el prototipo de las modernas bitter inglesas (originalmente llamadas pale ales), cuyo sabor venía marcado por las aguas, ricas en yeso, de la ciudad.

La cerveza también puede elaborarse a partir de trigo malteado o sin maltear, combinado con cebada malteada, y estos caldos reciben también el nombre de cervezas blancas, Weissbier, o Weizenbier. Tienen un sabor más ligero, afrutado y algo más ácido que la cerveza de malta, una espuma más densa y en general, aunque no siempre, un color más pálido. A pesar de estos rasgos, para la elaboración de estas cervezas se usan las levaduras que fermentan en la parte superior del mosto, por lo que técnicamente, son tipo ale y no lager. La Berliner Weisse (cerveza de trigo de Berlín) tiene un bajo contenido en alcohol y, como muchas cervezas de trigo, se sirve junto con su sedimento. La lambic es un tipo de cerveza de trigo que se elabora en Bélgica empleando levaduras silvestres, y la gueuze una combinación de cervezas lambic jóvenes y maduras. Las cervezas frutales belgas, como la kriek (cereza) y la framboise (frambuesa), se basan en las cervezas lambic más que en las de malta.

Historia

Según la mitología egipcia, fue Osiris, dios de la agricultura, quien enseñó a la humanidad el arte de fabricar cerveza. La cerveza egipcia se producía enterrando cebada en recipientes de germinación; la papilla de malta fermentaba por la acción de levaduras salvajes. El uso del lúpulo se cree que procede del siglo VII a.C. La fabricación de cerveza estaba extendida por el norte de Europa ya a comienzos de la era cristiana, y hoy casi todos los países industrializados de Asia y América tienen industrias cerveceras, que suelen producir cervezas tipo lager de calidad media o baja. Los principales países productores de cerveza en la actualidad son Estados Unidos, Alemania, Rusia, Reino Unido, Japón y México.

Miren la cerveza es una bebida alcoholica y un sin fin de anecdotas, asi que disfrutala

::::::::::::

Los orígenes de la cerveza se pierden en la noche de los tiempos entre historias y leyendas; las del antiguo Egipto atribuyen su origen al capricho de Osiris.

Numerosos antropólogos aseguran que hace cíen mil años el hombre primitivo elaboraba una bebida a base de raíces cereales y frutos silvestres que antes masticaba para desencadenar su fermentación alcohólica; El liquido resultante lo consumía con deleite para relajarse. La mención más antigua de la cerveza, “una bebida obtenida por fermentación de granos que denominan siraku”, se hace en unas tablas de arcilla escritas en lenguaje sumerio y cuya antigüedad se remonta a 4.000 años a.C. En ellas se revela una fórmula de elaboración casera de la cerveza: se cuece pan, se deshace en migas, se prepara una mezcla en agua y se consigue una bebida que transforma la gente en “alegre, extrovertida y feliz”.

Desde Oriente Medio, la cerveza se extiende por los países de la cuenca oriental del Mediterráneo. Los egipcios, recogiendo los métodos sumerios, elaboran una cerveza que bautizan con el nombre de “zythum”, descubren la malta y añaden azafrán, miel, jengibre y comino con objeto de proporcionarle aroma y color. Y si entre los romanos y los griegos fue considerada una bebida de a gente llana, los pueblos del norte de Europa festejaban con cerveza las fiestas familiares, las solemnidades religiosas y los triunfos sobre sus enemigos.

En la Edad Media nacería la “cerevisa monacorum”, cerveza de los monjes con denominación de origen, cuyo secreto guardaba celosamente cada fraile boticario. Los monjes lograron mejorar el aspecto, el sabor y el aroma de la bebida.

Entre los siglos XIV y XVI surgen las primeras grandes factorías cerveceras, entre las que destacan las de Hamburgo y Zirtau. A finales del siglo XV, el duque de Raviera Guillermo IV promulga la primera ley de pureza de la cerveza alemana, que prescribía el uso exclusivo de malta de cebada, agua, lúpulo y levadura en su fabricación.

La auténtica época dorada de la cerveza comienza a finales del siglo XVIII con la incorporación de la máquina de vapor a la industria cervecera y el descubrimiento de la nueva fórmula de producción en frío, y culmina en el último tercio del siglo XIX, con los hallazgos de Pasteur relativos al proceso ce fermentación.

La cerveza es una bebida resultante de la fermentación alcohólica, mediante levadura seleccionada, de un mosto procedente de la malta (germinación, secado y tostado de los granos de cebada), al que se han agregado lúpulos y sometido a un proceso de cocción. Tras filtrar la cerveza, se procede a su envasado en botellas, botellines, latas o barriles.

::::::::

La enigmática historia de la cerveza más sabrosa

Me gustan las historias que contienen ingredientes fuera de lo común y románticos, y esta en particular los tiene de sobra. Hace unos meses charlábamos sobre BeerAdvocate, concurso en el cual miles de personas votaban a las mejores y peores cervezas del mundo, y remarcábamos como la Westvleteren era considerada por la absoluta mayoría como la mejor de todas. No solo en este sitio sino que en concursos internacionales y en opiniones dadas por catadores profesionales esta cerveza se alza con todos los galardones. Investigando un poco sobre sus orígenes descubrí su historia y realmente me encantó:

La Westvleteren

Existe un remoto poblado de Bélgica en el que en sus afueras nos encontramos con una diminuta y antigua abadía llamada San Sexto de Westvleteren. La diferencia de este monasterio con los demás es que sus monjes realizaron un pacto de silencio y un juramento de nunca divulgar la receta ni la manera exacta en la que destilan su cerveza. Como resultado, no solo producen la mejor cerveza del mundo sino que además la más escasa y curiosamente una de las más baratas. Debido a que su destilación es completamente artesanal y solo trabajan 10 monjes en la destilería, solo llegan a producir un puñado de miles de botellas al año que sirven para cubrir todos los gastos de la abadía y donarle algo de dinero al pueblo. Sin embargo, su fama es tan notoria que miles y miles de personas viajan a la zona con el fin exclusivo de probar la cerveza, con la mala fortuna de que sólo unos pocos afortunados en el momento y lugar correcto logran hacerlo. Si bien cada botella es vendida a unos escasos dólares, son muy pocos los compradores que la toman ya que la gran mayoría, a pesar del cartel de “no revender” en su etiqueta, terminan vendiendo cada botella a varios cientos de dólares en el mercado negro; además de este mercado negro también existe una extensa cantidad de falsificaciones, sobretodo en sitios de subastas por Internet, donde aseguran vender botellas de Westvleteren cuando en realidad solo venden copias falsificadas.

Nota curiosa: Durante la Segunda Guerra Mundial la destilería de Westvleteren fue la única que pudo conservar los toneles de cobre, incautados a las demás por el gobierno ya que estos se fundían para fabricar municiones. Esta “vista gorda” se concedió especialmente ya que las autoridades temieron sacarle los toneles y que como resultado nunca más volvieran a producir una cerveza con el mismo sabor.

En la versión inglesa del sitio web de la abadía tienen una “guía de elaboración”donde comentan algunos de sus ingredientes y métodos de elaboración… aunque ninguno de sus secretos

:::::

BÉLGICA, EL MUNDO DE LAS CERVEZAS

Supongo que no habrá ningún otro país en el mundo más adecuado para este post. Cerveza y Bélgica inevitablemente deben ir de la mano.

Este país cuenta con una variedad de aproximadamente 500 cervezas, rubias, negras, afrutadas, dulces… Suele ser habitual tomar cada cerveza en su vaso correspondiente con el mismo nombre, tanto es así que en una cervecería de Brujas tuve que elegir otra porque de la que había escogido no tenían vasos limpios.

Podemos diferenciar los siguientes TIPOS DE CERVEZAS:

√ Pils. El tipo de cerveza más popular en Bélgica. La pils es una cerveza de fermentación baja, clara dorada, de sabor ligeramente amargo. Posee por término medio 5% de volumen de alcohol y se bebe fría.

√ Blancas. Se puede designar la cerveza blanca como una cerveza de trigo candeal. Para fabricarla, el cervecero utiliza los ingredientes habituales, más trigo candeal y especias. Su fabricación era casi inexistente hasta que en 1966 un par de nostálgicos de la cerveza blanca decidieron volver a fabricarla obtediendo bastante éxito. La blanca es turbia, refrescante y su sabor es relevado por el cilantro. En general, las cervezas blancas están re-fermentadas en botellas.

√ Rubias fuertes. La categoría de las cervezas rubias forma un grupo especial en el mundo de la cerveza belga. Son a menudo consideradas por gente entendida como excelentes. A prueba de ello que ciertos especialistas las llamaron “cervezas virtuosas”. Son cervezas de fermentación alta, con color dorado, fuertes de alcohol y con espuma abundante. Destacar sin duda la Duvel, fabricada en la cervecería Moortgat de Breendonk.

√ Ambarinas. Se las denomina ambarinas debido a su color. Se les añade un ligero sabor de lúpulo con lúpulo dulce aromático, tienen un color rojizo-ambarino de cobre, con 5% de alcohol por volumen, un sabor suave, con gusto de levadura y de especias. Las cervezas ambarinas son filtradas y pasteurizadas.

:::::::Historia de la Cerveza

La Antigüedad

La cerveza forma parte de nuestros productos más antiguos. Se piensa que su origen se sitúa en Palestina hacia el 8.000 a. J. C. (hace unos 10.000 años). Esta se obtenía macerando pan de cebada en agua.
Los sumerios crearon una decena de tipos de cervezas. Los babilonios diversificaron aún más la gama con, al menos, 34 cervezas diferentes. Más tarde, en la época de los egipcios existió un auténtico monopolio de la cerveza ejercido a través de las cervecerías de estado. Este “vino de cebada” era servido como ofrenda a los Dioses. El faraón Ramsés II, conocido como el “faraón cervecero”, promulgó unas reglas muy estrictas en torno a este brebaje.
La cerveza llegó a Europa hacia el 5000 – 4800 a. J. C. siguiendo dos corrientes: la corriente danubiana (Europa del este) y la corriente mediterránea (sur de Francia). Contrariamente a lo que se piensa, en Grecia y Roma la cerveza ya era elaborada y consumida mucho antes de ser remplazada por el vino.
De hecho, aunque los romanos eran más aficionados al vino, eso no les impedía apreciar una buena cerveza, especialmente en las regiones del norte, más propicias para el cultivo de la cebada que para el de la viña. Así pues, se han encontrado vestigios de una cervecería de los siglos III y IV en una villa galorromana. Nuestros ancestros galos fabricaba la “cervoise” (cerveza) en familia y eran las mujeres las encargadas de esta tarea. Los galos fueron quienes remplazaron los recipientes de cerámica por toneles de madera, que ellos mismos inventaron. A la malta la llamaron “brace” y de ahí surgieron palabras como “brassin” (cuba), “brasseur” (cervecero),… Tras la caída del Imperio romano, la Iglesia tomó el control de las tierras. Los monjes empezaron a interesarse por esta bebida y surgieron cervecerías en todas las abadías. La elaboración de la cerveza también se llevaba a cabo en hogares, albergues y castillos.

La Edad Media

Incluso después de las invasiones bárbaras, la cerveza no desapareció de nuestras regiones. A partir de los siglos VII y VIII, las primeras comunidades monásticas empezaron a consumir cerveza, en aquel entonces, una bebida muy popular. En aquella época, los monjes vivían como el pueblo pero aislados de él. En la región del Mosa, la comunidad más conocida fue la de Grand-Axe, de la que se conserva una prueba escrita que data del año 805.
Como ya hemos mencionado, las primeras abadías belgas poseían su propia cervecería. Es el caso de Villers-la-Ville, donde los monjes se instalaron en 1146. La arquitectura de de la inmensa abadía se inspiró en la de Citeaux (cuna de los cistercienses) y la cervecería, de estilo románico, fue construida durante la primera mitad del s. XIII. Las guerras de religión del s. XVI y la revolución francesa arrasaron la abadía. El siglo XVI fue también testigo del nacimiento de asociaciones dedicadas a mantener la calidad de los productos y el respeto por las tradiciones mediante la instauración de reglas estrictas.
En los siglos XIV y XV, se multiplicaron las cervecerías. La cerveza se convirtió en una de las bebidas más populares. En esa época, era aconsejable beber cerveza, ya que durante su fabricación se eliminaban los gérmenes patógenos; y no tanto agua, ya que era a menudo el vehículo de transmisión de epidemias tales como el cólera o la peste.
El Renacimiento fue la edad de oro de los cerveceros y su corporación, una de las más acaudaladas. En Bruselas, los cerveceros compraron el “Arbre d’or”, casa conocida actualmente como la “Maison de Brasseurs” de la Grand-Place, a los empobrecidos tapiceros. Fue restaurada y embellecida en el siglo XVII. Desafortunadamente, también fue destruida por los bombardeos del Mariscal Villeroy. En el s. XVIII, fue objeto de una costosa reconstrucción que dio lugar a la fachada que se puede admirar actualmente. Fue vendida por los revolucionarios franceses y en 1954 recuperó su denominación de “Maison de Brasseurs”.

Del siglo XVII a la Segunda Guerra Mundial

En el s. XVII, nuestras regiones dieron vida a numerosas cervezas. Estas se caracterizaban por los ingredientes utilizados y la calidad del agua. Surgieron así numerosas pequeñas cervecerías. De hecho, como los procesos de conservación todavía no existían, cada pueblo poseía su propia cervecería. A finales del s. XVIII, la revolución francesa fue una auténtica catástrofe para nuestro patrimonio cervecero. Además de acabar con las corporaciones, destruyó muchas abadías, poniendo así fin a numerosas actividades cerveceras. La llegada de Napoleón permitió, en el marco del relanzamiento general de la economía, volver a poner en marcha estas actividades. La cerveza ya no fue reservada exclusivamente a los monjes sino que se convirtió en una auténtica industria.
A finales del s. XIX, los descubrimientos de Pasteur (1822-1895) relacionados con las levaduras y la conservación de los alimentos mediante pasteurización permitieron que las cervecerías adquirieran momentáneamente un nuevo impulso. Del mismo modo, estos descubrimientos constituyeron la base de una mejora en la calidad de la cerveza, tanto en su sabor como en su conservación. Hacia 1900, ya había 3223 cervecerías reconocidas en Bélgica, entre las cuales se encontraba Wielemans en Forest (Bruselas) que era considerada como la mayor y más moderna cervecería a nivel europeo. Del mismo modo, en Bruselas, en la Grande Brasserie de Koekelberg se elaboró la primera cerveza de fermentación baja (pils) en 1886.
Tras la Primera Guerra Mundial, el número de cervecerías disminuyó considerablemente. En 1920, sólo quedaban 2013. A causa de la falta de mano de obra y de materia prima, la producción resultaba imposible. Las que decidieron emprender de nuevo el trabajo, debieron mecanizarse. En los años 30, la crisis económica no resultó de mucha ayuda y, más tarde, la Segunda Guerra Mundial hizo disminuir aun más el número de cervecerías. En 1946, Bélgica sólo contaba con 755 establecimiento cerveceros.

De la Segunda Guerra Mundial a la actualidad

Tras la Segunda Guerra Mundial, el número de cervecerías volvió a disminuir. Las pequeñas desaparecieron o fueron adquiridas por las grandes. En 1983, sólo 134 cervecerías seguían funcionando. Hoy en día, existen dos tendencias en materia de producción cervecera: a nivel mundial, fusiones importantes entre grupos cerveceros; a nivel regional, el renacimiento de pequeñas y medianas cervecerías que elaboran productos variados y de calidad relacionados con la región. Actualmente, existe un centenar de cervecerías en Bélgica que proponen unos 500 productos diferentes.

Historia de la Cerveza

Tomando en cuenta los ingredientes y el modo de elaboración de la cerveza, es muy probable que ésta haya nacido de forma accidental. Alguien dejo remojando cereales, las levaduras que existen en el aire produjeron la fermentación y a alguien se le ocurrió probar ese líquido. De ahí nace la historia de la cerveza.

Las primeras noticias que se tiene de la cerveza provienen del pueblo sumerio. La utilizaban con fines alimenticios, religiosos y también para beberla en reuniones sociales. .Existían varios tipos pero la principal era “sikaru” que significaba bebida embriagante. “Lleno de cerveza” es el significado de “kas-de-a” con el cual denominaban a los banquetes. También, en el conocido código de Hammurabi se regulaba la producción y venta de la cerveza. De este pueblo se tiene el primer registro escrito sobre la producción de cerveza, cercano al 5.000 A.C

Artesanía egipcia sobre la producción de cerveza y/o pornografía

En Egipto la cerveza tuvo una importancia fundamental. La llamaban “buza” o “zythum”, cuya traducción es vino de cebada. No sólo era, junto al pan, uno de los principales alimentos, sino que era considerada como la bebida nacional. Se utilizaba en las ceremonias religiosas y funerarias. La consumían niños y adultos, de lo que se concluye que había distintos tipos de cervezas: con menor y mayor grado alcohólico, más líquida y otras más parecidas a una papilla, que se tomaba con una bombilla similar a la que se utiliza para tomar mate. A los trabajadores se les daba raciones diarias para mantenerlos sanos y fuertes, además de ser un medio de pago por los trabajos realizados.

El escriba Ani (1.500 AC) advierte sobre los excesos de la bebida: “No te vuelvas desvalido por tomar en una taberna, para que tus palabras no se vuelvan repetitivas y salgan de tu boca sin que estés conciente de lo que hayas dicho. Te caes, te rompes los huesos y ninguno de tus compañeros de bebida te da la mano para ayudarte. Se levantarán y dirán fuera con este borracho.”
No muy distinto a lo que podría pasar hoy, ¿o no?

En otras latitudes también se consumía cerveza. La historia de la cerveza en América es muy conocida por la chicha, cuya elaboración incluía masticar los cereales, principalmente el maíz. En china se tomaba una cerveza llamada “kiu”, utilizando cebada, trigo, arroz, espelta y mijo.

En roma se bebía de preferencia vino, y es que el clima mediterráneo favorecía la plantación de viñedos, no así en el norte de Europa, donde los pueblos nórdicos, normandos y vikingos, se dedicaban al cultivo de cereales con los que producían cerveza la que bebían en fiestas religiosas y familiares. Aun cuando los romanos no fueren grandes consumidores de cerveza, es probable que de ellos provenga su actual denominación: Cerevisium era el nombre que le daban y que viene de “Ceres-Vis” o “la fuerza de Ceres”, diosa de la agricultura en roma. Los galos la llamaban “cervisia” y los hispanos “ceria”. De aquellas nomenclaturas a “cerveza” sólo hay una pequeña desviación, sea que provenga de alguna regla lingüística o de alguna pronunciación poco afortunada de algún bebedor desmedido.


Típico Vikingo del siglo II D.C.

Luego de las invasiones de los pueblos bárbaros Europa entro en una época oscura, en donde la cultura y la ciencia fueron monopolizadas por los monasterios. Así mismo, la cerveza (no se si será parte de la cultura o la ciencia) fue producida por estos amables monjes, quienes tenían distintos tipos de cerveza: de menor calidad para la plebe, algo mejor para ellos, y de excelente calidad para las autoridades eclesiásticas mayores. Por su gran valor nutritivo la utilizaban como alimento para los enfermos y por supuesto que como bebida relajante: claro está, de eso no quedó nada escrito, registrar fiestas de monjes no debe haber sido muy bien visto por esos días.

Quizás lo más rescatable de esa época y relevante respecto de la histria de la cevreza es el descubrimiento del lúpulo como ingrediente, hoy esencial, para la cerveza. Este descubrimiento se lo debemos a nada más y nada menos que una mujer. Y no sólo una mujer, sino además, monja. Ella era Hildegard de Bingen(1098 – 1179)hoy santa, muy merecidamente me parece, fundadora y abadesa del monasterio de San Ruperto (¿de ahí vendrá el Ruperto de Cochiguaz?), que incluyó el lúpulo en la cerveza para darle un sabor más amargo. Todo esto por el siglo XI. Lamentablemente para los contemporáneos de esta santa, y para los que siguieron durante dos siglos, las monjitas no revelaron el secreto sino hasta el siglo XIII, supuestamente por una filtración no deseada de la receta. En todo caso, quien hubiese imaginado que las mujeres iban a ser capaces de guardar un secreto por 200 años, impensado. Santa Hildegard fue conocida por el estudio que realizó sobre las plantas, sobre todo respecto de su uso medicinal. Escribió libros y compuso música.


Santa Hildegard de Bingen

Otra historia acerca de cómo se inventó la cerveza como la conocemos hoy, lúpulo incluido, es la de Johan I conde de Flandes, más conocido por el mito como Gambrinus. Se cuenta de él que estaba bebiendo en una taberna junto al Diablo y éste le hace una apuesta, instándolo a que logre producir una bebida alcohólica sin utilizar uvas. De este modo fue que Gambrinus dio con la cerveza en el siglo XIII. Independiente de si es verdad o no, hasta el día de hoy existe una cervecería con ese nombre.


Johan I de Flandes

Otro hecho importante en la historia de la cerveza ocurrió el 23 de abril de 1516.El duque bávaro Guillermo IV decretó la hasta ahora más antigua norma alimentaria del mundo con vigencia actual.
La ley de pureza alemana prescribe hasta el día de hoy el uso exclusivo de malta de cebada, lúpulo y agua en la elaboración de cerveza en Alemania. En aquel entonces, todavía no se había descubierto el modo de acción de la levadura.


Guillermo IV


La ley original

La cerveza de aquél entonces comienza a constituirse en una bebida para compartir con los amigos y familiares, en instancias de festejo o reuniones sociales, tal como la conocemos hoy, dejando de lado poco a poco su función alimenticia.
Lo avances más relevantes se presentan en la producción, como con la invención de la máquina a vapor, que acelera el proceso y permite la conservación en frío.

Otro importante paso fue el dado por Pasteur, al darse cuenta de que existían ciertos microorganismos bacterianos que facilitaban la descomposición de la cerveza, y su posterior eliminación con el aumento de la temperatura de la fermentación, conocida como la “pasteurización”.

Una bebida tan importante y noble como la cerveza no podía sino contarnos una historia muy antigua y llena de significado para la humanidad, con una injerencia transversal en las distintas sociedades donde fue consumida: religión, salud, eventos sociales, alimentación, economía, son todas materias donde la cerveza fue relevante. Mas hoy la cerveza encuentra su punto más alto en las reuniones sociales: eventos que serán por siempre recordados y conversaciones que marcarán a más de alguno de los interlocutores, son instancias en las cuales la cerveza siempre ha estado y estará dispuesta a poner su granito de arena.

::::::

LA HISTORIA DE LA CERVEZA EN MÉXICO

Apan presenta suelos de gran calidad, se dan buenas cosechas de maíz, cebada, frijol, alberjón y haba .; Además el terreno es preferente para el cultivo de maguey, y cuyo pulque es más que exquisito, sus pastos son de los mejores, especialmente para el ganado lanar.

En este artículo hablaremos de uno de los productos que se elabora con la cebada, producto que se siembra en nuestra región: la cerveza.

Historia de la cerveza en México

En el México premestizo existían algunas bebidas que dentro de lo rutinario de su preparación tenían cierta semejanza con la cerveza conocida en Asia y Europa.

Fuertemente, difundida en el México premestizo, el tesgüino o izquiate era de “un claro y bonito color ámbar, más denso que ligero y que se bate con un molinillo antes de beberse para que levante gran espuma”, aseveración que se dio en las crónicas de la época.

El tesgüino, una bebida para comunicarse con los dioses antes del sacrificio.

En el encuentro de Cortés y Moctezuma no podía faltar la cerveza de maíz , elaborada por los indígenas mexicanos.

Descubrimientos técnicos permitieron enriquecer la elaboración de la cerveza.

La primera concesión real ofrecida por la Corona Española para establecer una cervecería en territorio nacional, le fue otorgada a Don Alfonso de Herrera en permiso fechado el 12 de diciembre de 1543. Este primer centro productor estaba localizado en la población de Amecameca, Estado de México, próximo al denominado Paso de Cortés.

Con una caldera como equipo y limitado en el abastecimiento de cebada y trigo, testificó Don Alonso de Herrera en 1544 que su brasería (del francés brasserie, cervecería), tenía un alto costo de producción, por lo cual la vendía a ocho reales la arroba.

Para 1890 la industria cervecera empezó a crecer en todo el país, primero en Monterrey, posteriormente en Veracruz, en donde se elaboraba cerveza con agua de los manantiales del Pico de Orizaba.

Con el auge del Porfiriato, y el apoyo que dio, Porfirio Díaz , a inversionistas extranjeros, empresarios franceses y alemanes introdujeron al país tecnología europea de punta para la producción cervecera. En esta época se dice que empieza la época moderna de la industria.

Para principios del siglo pasado, por ahí de 1904, la cerveza mexicana ya era considerada entre las mejores del mundo.

La cerveza mexicana continuó incrementando su industria y calidad. Para 1945 dicha industria logró el desarrollo más importante y pronto se empezó a duplicar la producción de la cerveza mexicana a nivel mundial.

Actualmente, el gusto por la cerveza mexicana se ha incrementado a pasos agigantados a nivel mundial.

Según cifras de la investigadora británica Canadean, divulgadas por JP Morgan, México es, desde 1999, el tercer mayor exportador de cerveza del mundo, con 8,65 millones de hectolitros vendidos. El país se encuentra detrás de Holanda (12 millones) y Alemania (9,2 millones).

ELABORACIÓN

Elaboración de la malta
1. Los granos de cebada crudos se dejan en agua para que germinen.

2. Se ponen a secar para detener la germinación, se elimina el agua y se tuesta el grano. La cebada se ha transformado en malta. 3. Se muele.

Preparación del mosto

4. Se mezcla la harina de malta con agua caliente. Se obtiene un zumo azucarado listo para fermentar: el mosto.
5. Se separan los residuos de el mosto.
6. Se añade el lúpulo.

7. Se esteriliza el mosto, se baja la acidez, se extraen los componentes del lúpulo y se forman las sustancias que participan en el aroma, color y sabor de la cerveza. Después el líquido se decanta y se enfría.

Fermentación

8. Se añaden las levaduras para iniciar de fermentación. Este proceso determina la características de la cerveza: lager, ale o lambic.

Maduración o guarda
9. El líquido se enfría a 0° C y se almacena en tanques.

10. Durante el almacenamiento, la levadura continúa una fermentación secundaria que provoca la eliminación de los compuestos volátiles y una mejora del aroma y sabor de la cerveza. Se filtra para separar las materias en suspensión.

Envasado
11. La cerveza se trasiega a toneles, botellas o latas ya carbonatada.

12. El envasado debe realizarse lo más rápidamente posible para evitar que entre aire y se produzca una oxidación. La cerveza se pasteriza para eliminar las bacterias, mohos y levaduras y así poder conservarla durante varios meses.

APUNTE FINAL

Para finalizar, existió en su momento, un fuerte rumor que aseguraba que la industria cervecera llevaba a cabo una campaña de desprestigio hacia el pulque, poniendo en tela de juicio la limpieza en la elaboración del mismo, sin embargo, esto fue solo un rumor, pues aun con el ingreso de la cerveza, mucha gente continúo consumiendo pulque, principalmente por la diferencia de costos entre uno y otro.

“:”:”””””””:::::

Historia de la cerveza

La historia de la cerveza está íntimamente ligada a los primeros pasos dados por el hombre en la agricultura y la consiguiente necesidad de almacenamiento de los granos. Algunos sostienen que es más antigua que el vino, pero por ser las dos bebidas tan añejas no se sabe a ciencia cierta cual fue la primera. Sin embargo el vino y la cerveza comparten lo casual de su nacimiento, efectivizado por la inagotable imaginación humana en la combinación de elementos de la naturaleza. Existen indicios muy antiguos que hablan de algunos miles de años antes de Cristo. Incluso la Biblia señala que Noé consumía un líquido fermentado con cereales, que sería una cerveza rudimentaria.

Durante mucho tiempo se trató de una bebida que resultaba de la fermentación de la cebada que, remojándola y agregándole levadura, lograba un brebaje alcohólico que los ingleses llaman Ale. Su nombre proviene del latín clásicocervisia o cerevisia, por referencia a Ceres, diosa de la agricultura. Observaron que estos granos, molidos, puestos en un recipiente y expuestos al medio ambiente normal fermentaban bajo la acción de microorganismos existentes en el ambiente. El resultado de lo obtenido les agradó y probaron agregando agua a la pasta anteriormente lograda.

Se han encontrado restos de cervecerías y relíquias que describen en detalle la fabricación y degustación de esta bebida, en los valles convergentes entre los ríos Tigris y Eufrates, donde se ubicaba la antigua Mesopotamia, la región de Sumer y las ciudades-estado de Ur y Babilonia, así como en las zonas de Egipto, Irán e Irak. Ya en ese entonces la popularidad del brebaje era considerable: llegaba a usarse como moneda de cambio y muchos faraones egipcios dejaban estipulado en su última voluntad que se incluyeran varias vasijas de cerveza entre los bienes que les acompañarían en la tumba. Gran parte de la evidencia arqueológica implica que la cerveza era una bebida para dioses y sacerdotes. Un sello de unos cuatro mil años de antigüedad constituía el himno a la diosa de la cerveza, denominada Ninkasi, que se exhibe en la Universidad de Pensilvania.

Es en el siglo XV cuando llega a popularizarse esta antiquísima poción. Algunos escritos hablan de su difusión a escala monárquica nada menos que de la mano de Carlos I (1500-1558) que, educado en Alemania, regresa a España acompañado de una corte de nobles, soldados de Flandes, varios barriles de excelente cerveza alemana y de su maestro cervecero Enrique Vandertrehen. Cuando en 1557 el emperador se retiró al monasterio de Yuste, en Cáceres, ordenó construir allí una fábrica de cerveza que fue la primera de la España moderna. A su muerte, su hijo Felipe II se trajo de Flandes a sus maestros cerveceros, continuando la tradición y manteniendo vivo en la corte el gusto por la bebida que su padre tanto había apreciado.
A finales del siglo XVIII, la tradición cervecera en España se había asentado definitivamente y fue durante el siglo XIX, con la revolución industrial y la llegada de la máquina de vapor y de la tecnología del frío cuando la industria cervecera adquirió un notable desarrollo.

La afición en el mundo por el dorado líquido ha ido sufriendo altibajos. En la mayor parte de los países con una tradición cervecera se la considera como parte integrante de la identidad nacional. Las cortes reales y medievales asumieron los derechos de fabricación de la cerveza como medio para aumentar las ganancias económicas, y algunas familias nobles todavía están en el negocio. En Alemania, por ejemplo, existe una Ley de Pureza sobre la fabricación de la bebida que no ha sufrido modificaciones desde que fue promulgada en el año 1516. Cada pueblo o cultura fue desarrollando la bebida con un carácter y personalidad singular. A partir de allí, fueron surgiendo las diferentes cervezas: dulces, claras, oscuras, pesadas, secas, dando lugar a un sinfín de variedades.

En los albores del siglo XX, en el mundo se populariza el tipo de cerveza europea, conocida como Lagers (de Bohemia) o Pilsen (de Viena), que son suaves, claras, secas y que dieron origen a casi todas las marcas comerciales que se conocen en la actualidad.

:::::::::::

Historia de la cerveza

Por:Silvia López

La historia y los orígenes de esta bebida son tan místicos y espirituosos como la cerveza misma, hay un gran número de leyendas que se atribuyen sobre este tema. En el antiguo Egipto se atribuye su origen a los caprichos de la diosa Osiris, sin embargo, hay también leyendas que dictan que desde tiempos remotos el hombre primitivo elaboraba una bebida fermentada a base de raíces de cereales. Pero más bien fue hasta la Edad Media, de que se tienen registros, que nacería la “cerevisa monacorum”, la cerveza de los monjes con denominación de origen, cuyo secreto de elaboración era guardado celosamente por los frailes boticarios; fueron ellos lo que lograron mejorar el sabor, color y aroma de esta bebida. Por ello se presume que su nombre proviene del latín clásico cervisia o cerevisia, en referencia a Ceres, diosa de la Agricultura.

En los siglos XIV y XVI surgen las primeras grandes factorías cerveceras, entre las que destacan las de Hamburgo y Zirtau, y a finales del siglo XV, el duque de Raviera, Guillermo IV, promulga la primera ley de pureza de la cerveza alemana, que prescribía el uso exclusivo de malta de cebada, agua, lúpulo y levadura en su fabricación.

La auténtica época dorada de la cerveza comienza a finales del siglo XVIII con la incorporación de la máquina de vapor a la industria cervecera y el descubrimiento de la nueva fórmula de producción en frío, y culmina en el último tercio del siglo XIX con los hallazgos de Louis Pasteur relativos al proceso ce fermentación.

Composición de la cerveza

Hay tres productos básicos que se emplean para su elaboración: malta de cebada, lúpulo y agua; pero también hay elementos básicos sin los cuales el producto no sería “cerveza”: la levadura y los ‘adjuntos’ (arroz y harina de maíz).

* Malta. Se obtiene del proceso de malteo de la cebada cervecera (alto rendimiento en extracto). Específicamente es el proceso de desarrollo controlado de la germinación secado y tostado del grano. Una vez transformada, la malta cederá el almidón, enzimas y proteínas necesarias para la elaboración del mosto.

* Lúpulo: Extracto de las flores maduras de la planta del lúpulo. Le otorga el suave sabor amargo y el fino aroma que la caracteriza, además de que interviene en la formación y calidad de la espuma.

* Agua: Colabora en el proceso y en el sabor final del producto. El agua, al igual que todos los demás componentes, es constantemente analizada y tratada con sulfatos, nitratos, cloruros, sodio, calcio, etc., para mantener los estándares de calidad exigidos.

* Adjuntos: El arroz partido y la sémola de maíz, como adjuntos, contribuyen con los almidones que necesita la cerveza.

* Levadura: Es esencial en el proceso de elaboración, en donde la mayor parte de las sustancias presentes en el mosto (azúcares) se difunden a través de la pared hacia el interior de la célula. En el interior de la célula los azúcares se transforman en alcohol y gas carbónico. A este proceso se le conoce como fermentación. A su vez, en el interior de la célula se generan otros subproductos que son claves en el desarrollo del perfil organoléptico (sabor y aroma) de la cerveza.

Actualmente se considera la bebida alcohólica (aunque su contenido alcohólico es realmente bajo) más consumida del mundo, se reconoce por sus distintas clasificaciones, existiendo las siguientes variedades: Lager, Abadía, Gueuze-Lambic, Blanca, Ale y Stout. Y para su elaboración no se depende exclusivamente de un grano determinado, sino de los cereales locales (existieron y existen cervezas de maíz, cebada, arroz, mijo, avena, etc.).

Se adjudican a la cerveza propiedades terapéuticas para combatir los nervios, anemias e insomnio y a partir de estudios científicos publicados en 1984 se ha podido verificar la disminución de riesgo de infarto de miocardio en bebedores moderados en relación con abstemios.

::::::::

COMO ORGANIZAR UNA DEGUSTACION DE CERVEZA EN CASA

El motivo de beber una cerveza es para disfrutar de su sabor y porque nos proporciona una agradable sensación al beberla. Este mes proponemos organizar una degustación de cerveza, con la excusa de aprender un poco sobre la misma y sobre todo pasar un buen rato con otra gente que disfrute con una buena cerveza.

El primer paso será decidir cuanta gente va a participar en la degustación. Cuanto más grande sea el grupo, más se parecerá a una fiesta que a una degustación, por lo que cinco o seis personas puede ser un buen número, teniendo en cuenta además, que una botella de 33 cl será suficiente para 6 personas. A continuación se decidirá cuántas cervezas distintas se van a servir; nosotros sugerimos de seis a ocho cervezas por sesión. Y a continuación, la decisión de qué cervezas servir.

Existe una gran posibilidad de degustaciones que se pueden organizar. Por ejemplo, si se trata de un grupo de personas que están acostumbradas a beber cervezas de importación de distintos estilos, se puede organizar una degustación a ciegas. Se tapan las cervezas y se dan a probar y se trata de identificar al menos el estilo de cerveza al que pertenece y si se es muy experto, la marca. Otra variación, puede ser probar varias cervezas del mismo estilo, por ejemplo, cervezas de trigo alemanas o cervezas estilo pilsen. Deberá tratar de apreciarse las distintas características de cada cerveza y porqué nos gustan unas u otras. Otra degustación, puede ser simplemente elegir unas cuantas cervezas que nos gusten especialmente y dárselas a probar a nuestros amigos.

Para preparar la degustación habrá que tener en cuenta lo siguiente:

• Vasos. Tratar de que todos sean iguales. De cristal, transparentes y muy limpios, sin restos de grasa y aclarados justo antes de la degustación.

• Mantel. Un mantel de papel o tela blanco es fundamental para poder observar el color.

• Notas. Preparar para cada invitado un bolígrafo y una hoja con el nombre, alcohol y estilo de cada cerveza, con un espacio para tomar notas.

• Temperatura de la cerveza. Como norma general servir las ale (fermentación alta) a unos 12-14 ºC y las lager (fermentación baja) a unos 7-8ºC.

• Agua. Poner un vaso para cada persona.

• Comida. Ya que se trata de una degustación informal, en la que no se está juzgando las cervezas, sino disfrutando de ellas, se puede incluir una bandeja con varios estilos de quesos y galletas, que acompañan muy bien a la cerveza. El servir algo de comida ayuda a disfrutar de la cerveza y podemos probar qué cervezas combinan mejor con los quesos.

• Orden de cervezas. Deberán servirse de menos a más alcohol y con los mismos grados, primero las que son más pálidas y luego las oscuras.

• Iluminación. Preferiblemente una habitación bien iluminada y ventilada.

• Evitar el tabaco y los perfumes, ya que afectan de manera considerable en la apreciación de la cerveza. Se podrá fumar una vez terminada la degustación y beber la cerveza que más nos haya gustado.

Y llegada la hora de la degustación, el anfitrión puede hacer un pequeño comentario sobre la cerveza antes de servirla, de dónde procede, estilo, características u otra información que conozca. A continuación servirá un poco de cerveza en cada vaso. Una botella de 33 cl servirá para unas 6 personas. Deberá echarla desde cierta altura y dejar que forme una capa de espuma. Los invitados deberán fijarse en el aspecto, color, sabor, aroma, etc. Se tragará un poco y se intentará describir el sabor. Puede probarse con un poco de queso y ver la diferencia. Cada uno será libre para comentar la impresión que le produce, porqué le gusta o no le gusta y qué le gusta de la cerveza. Intentar entre todos sacar descriptores de la cerveza y que todos los puedan identificar. Siempre en un tono informal y distendido, ya que de lo que se trata es de pasar un buen rato. Se pueden tomar notas sobre las cervezas y si se realizan estas degustaciones con frecuencia, se tendrá al final una buena colección de impresiones que pueden ayudar a descubrir qué cervezas nos gustan más y porqué. A continuación seguir con el resto de las cervezas. Estamos seguros de que todas las personas que hayan participado en la degustación habrán pasado un buen rato y habrán aprendido algo sobre la cerveza.

¿CERVEZA O ESPUMA?

SERVIR LA CERVEZA DE UNA VEZ

¿CUAL ES EL MEJOR VASO O COPA PARA SERVIR LA CERVEZA?

:::::::

¿CERVEZA O ESPUMA?

En el Reino Unido la importancia de los vasos de cerveza es tal que está regulado por ley la cantidad de cerveza que debe haber en los vasos en los que se sirve la cerveza en los pubs y restaurantes.

Su queja se debía a que en muchos pubs se servía una gran cantidad de espuma, con lo que el líquido de cerveza en el vaso era menor. Hubo una gran discusión entre los productores de cerveza y este grupo CAMRA para establecer cuánto es realmente una pinta. Se estableció por ley que en una pinta, como mínimo, un 95% fuera líquido y el resto espuma.

CAMRA, no contento con esta medida, sigue insistiendo en que una pinta debe ser una pinta, por lo que está fomentando el uso de vasos más grandes en los que haya una línea en donde se marque el nivel del líquido de una pinta y que haya espacio aparte suficiente para la espuma. Algunos productores de cerveza ya han comenzado a ofrecer sus cervezas en estos vasos más grandes.

:::::::

¿CUAL ES EL MEJOR VASO O COPA PARA SERVIR LA CERVEZA?

No existe ni mejor ni peor, simplemente cada tipo de cerveza debe servirse en el recipiente adecuado que potencie todas sus características y atributos más señalados como el aroma y el sabor. Esta es la razón por la que la mayoría de los productores tienen una copa, vaso o jarra en la que recomiendan servir su cerveza. Por ejemplo, la abertura de la copa determinara hacia que parte de la lengua llega la cerveza cuando se bebe, y como los distintos sabores se perciben en diferentes partes de la lengua, así se destacará su sabor. Una copa alargada y estrecha concentrará el aroma y un vaso o jarra de vidrio grueso conservará fresca la cerveza más tiempo.

::::::::

SERVIR LA CERVEZA DE UNA VEZ

Para que una cerveza que contenga sedimento no se enturbiezca al echarla en el vaso o copa y aparezca transparente deberá servirse con cuidado. Para evitar que el sedimento que está en el fondo de la botella se mueva, la cerveza deberá servirse de la siguiente forma: inclinar ligeramente el vaso o copa y echar poco a poco sobre la pared , inclinando la copa al final hasta que ésta quede en posición vertical. Lo más importante es que debe servirse todo el contenido de la botella de una vez, con cuidado de dejar el sedimento en el fondo de la botella. Si se sirve sólo la mitad de la botella, al cambiar ésta de posición, el líquido del fondo se removerá, por lo que al servir el resto, la cerveza ya no será transparente. Todo esto no hace falta si no importa que la cerveza esté turbia o si se quiere servir el sedimento de levadura (muy bueno).

:::::::::::

IDEAS PARA COMBINAR LA CERVEZA CON COMIDA

Aunque no existen reglas exactas para combinar una cerveza con un plato o comida determinado, la experiencia y sabiduría popular en los paises en los que tradicinalmente se elabora la cerveza, nos aportan una serie de ideas que nos pueden ayudar a realzar cualquier comida. Además, los estilos de cerveza son tan distintos entre si que hemos querido incluir en este número unas sugerencias para su combinación.

• Tratar de combinar parecidos: comidas suaves con cervezas suaves y comidas fuertes con cervezas más robustas. La idea es que ninguno sobrepase en intensidad al otro hasta anularlo.

• Suave o fuerte se refiere al carácter y cuerpo de la cerveza y no a su contenido alcohólico. Una cerveza puede tener un gran carácter y mucho cuerpo y no tener mucho alcohol, o puede ser suave y delicada y con mucho alcohol.

• El mejor complemento para las comidas picantes y muy especiadas es la cerveza. El picante de estas comidas puede anular el sabor de un vino, en cambio la cerveza es el complemento perfecto por la combinación de sus ingredientes: el dulzor de la malta, los tonos amargos del lúpulo y el sabor a “pan” de la levadura absorben los sabores fuertes y picantes de cualquier plato.

• Asociación geográfica: tratar de pensar el tipo de comidas que se sirven en el lugar donde se elabora la cerveza. Ejemplos: ostras y stout (costa de Irlanda); salchichas y lager alemanas; ales inglesas oscuras y roast beef u otras carnes rojas, etc.

• La cerveza es muy adecuada para los platos que llevan vinagre. El dulzor de la malta complementa la acidez del vinagre y el amargor del lúpulo provoca una buena combinación entre los dulce y lo agrio. El sabor de la cerveza normalmente sale reforzado si se combina.

• Los alimentos ahumados, tanto de carne como de pescado, combinan muy bien con la cerveza, especialmente con una ale con cuerpo o una lager bien malteada.

• Las pilsen y las cervezas de trigo son muy adecuadas para los platos de pescado y marisco.

• Queso y cerveza es otra combinación perfecta, sobre todo los quesos fuertes con las cervezas de mucho cuerpo.

• Pensar al beber una cerveza, que comida nos viene a la mente y nos gustaría tomar. Buscar las combinaciones en que juntas (la cerveza y la comida) sepan mejor que separadas.Y probar y probar mientras disfrutamos de las distintas cervezas y alimentos, que es de lo que se trata.

::::

UN LIMON EN MI CERVEZA

La moda de servir las cervezas mejicanas con una rodaja de lima o limón en el cuello de la botella no tiene nada que ver con el sabor que éste le puede dar a la cerveza, sino en una costumbre higiénica de los mejicanos.

Antes de que se pusieran de moda las cervezas de Méjico, entre los mejicanos existía la costumbre de limpiar la abertura de las latas de cerveza con una rodaja de lima para quitar la suciedad de la lata antes de beberla. Esta costumbre se pasó a las botellas cuando empezaron a ponerse de moda estas cervezas fuera de Méjico, y lo que en un principio era una forma de desinfectar la abertura de las latas, aquí se promociona como algo de moda.

:::::

¿CUAL ES LA FABRICA DE CERVEZAS MAS ANTIGUA DEL MUNDO?

Según todos los datos conocidos, parece que la cervecería Weihensthephan (Weihenstephan Bayerische Staatsbrauerei), en la ciudad alemana de Freising, es la fábrica en funcionamiento más antigua del mundo.

El lema incluido en las etiquetas de todas sus botellas lo dice bien claro: “Desde 1040”, “La fábrica de cerveza más antigua del mundo”. Lo que en su día fue una abadía benedictina que elaboraba cerveza, es hoy una cervecería que pertenece al gobierno de Baviera. Además, en sus instalaciones se encuentra la escuela de cerveza más prestigiosa del mundo, perteneciente a la Universidad Técnica de Munich. También, en sus instalaciones se guardan los cultivos de levaduras de productores de cerveza de todo el mundo, por si en sus lugares de origen ocurriese algún desastre, siempre contarían con un cultivo con las características únicas de sus cervezas.

::::::::

CONTROL DE CALIDAD EN LA EDAD MEDIA

Durante la Edad Media, los gobiernos regionales y ayuntamientos de Inglaterra y de algunos países europeos utilizaban un método muy especial para comprobar la calidad de la cerveza que se hacía en las distintas fábricas locales. Contrataban a una serie de personas cuyo trabajo consistía en echar un poco de la cerveza de la que querían comprobar su calidad en un banco de madera. Se sentaban encima y si sus pantalones de cuero se quedaban pegados al banco, se consideraba que la cerveza era de buena calidad.

:::::

LAS PRIMERAS PILSEN

Aunque ahora nos parezca lo más normal del mundo que la cerveza sea transparente y de color dorado o rubio, esto no siempre fue así.

Es más, en la historia de la cerveza, es algo relativamente reciente. Aunque se sabe que ya se elaboraba cerveza hace más de 5.000 años, fue en 1842 la primera vez que se hizo una cerveza de color dorado y transparente. Hasta ese momento todas eran oscuras o turbias. Esto ocurrió en la ciudad de Pilsen, en aquella época perteneciente al Imperio Austro Húngaro y hoy en la República Checa. Del nombre alemán de la ciudad derivó el nombre del estilo Pilsen.

“::::::::

EL LUPULO: SECRETO DEL AROMA

El lúpulo es uno de los ingredientes que pueden explicar el secreto de la calidad y el delicioso aroma de las cervezas checas.

Las condiciones climáticas y del suelo en Bohemia (parte de la Rep. Checa) son ideales para el cultivo del lúpulo. Existen crónicas escritas de que ya se cultivaba lúpulo en Bohemia en el año 859. Y ya se sabía de su calidad durante el s. XIII, el rey Wenceslao I llegó a establecer la pena de muerte para cualquiera que cortara esquejes de lúpulo que pudieran ser exportados y plantados en otros países.

La variedad más preciada de lúpulo checo se conoce con el nombre de Saaz (nombre en alemán de la ciudad de Zatec). Por sus cualidades aromáticas siempre ha sido uno de los tipos de lúpulo más preciados y también más caros.

Actualmente, aproximadamente el 85 % del lúpulo checo que se cultiva es para la exportación.

::::::

¿QUE HAY EN UNA CERVEZA?

Contenido en vitaminas y minerales de una cerveza lager tipo pilsen según un análisis del Instituto de Tecnología Cervecera y Microbiología de la Universidad Técnica de Freising-Weihenstephan:

Componentes básicos:

• Agua: 92,02 g/100 g

• Hidratos de Carbono: 28 g/litro

• Proteinas: 5 g/l

• Alcohol: 5,07 ml/100ml

• Grasa: 0

• Dioxido de carbono: 0,5 g/100g

Minerales y Vitaminas:

• Fósforo: 174 mg/l

• Potasio: 518 mg/l

• Calcio: 35 mg/l

• Sodio: 33 mg/l

• Manganeso: 0,16 mg/l

• Hierro: 0,12 mg/l

• B2 (Rivoflavina): 336 µg/l (20%CDR)

• B3 (Acido pantoteico): 1490 µg/l (25% CDR)

• B6 (piroxidina): 619 µg/l (36% CDR)

• Niacina 7738 µg/l (46% CDR)

CDR: Cantidad Diaria Recomendada

2 comentarios to “La Maravillosa Historia de la Cerveza”

  1. adonde reino unido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: