La importancia de la espuma (o ‘cabeza’)

tbb-pilsenSaludos BeerLovers!

 El día de hoy hablaremos de un tema al cual no se le da mucha importancia al disfrutar de una buena cerveza… La espuma, mejor conocida como ‘cabeza’ o ‘corona’; muchos caemos o hemos caído en el error de pensar que una cerveza bien servida es aquella que no tiene espuma en absoluto… ¡Error! La cabeza juega un papel muy importante en la experiencia que es disfrutar de una gran cerveza.

 La calidad de la cabeza, es resultado directo de la calidad y tipo de fermentación a la que fue sometida la cerveza. Durante este proceso, la levadura se encarga de liberar el alcohol y el dióxido de carbono en la bebida, descomponiendo las azúcares y almidones de la malta que se haya usado, de esta manera, nuestra bebida se gasifica de manera natural.

 La espuma está formada por un gran numero de burbujas de dióxido de carbono que suben a la superficie y explotan, pero, ¿Porque es importante? Por 2 grandes razones:

  1.  Al subir y explotar las burbujas de dióxido de carbono, la bebida libera todos los aromas presentes, es mucho mas fácil distinguir los aromas en una cerveza con una cabeza decente, que en una sin cabeza.
  2. Al haber siempre presente una capa de espuma, por más fina que esta sea, se evita o se aminora el contacto del líquido con el aire, y esto nos sirve para que la bebida no se oxigene y para que no pierda el gas tan rápido.

 En la mayoría de los casos, la calidad de la cabeza nos hablará de la calidad de la cerveza, así como del tipo de la misma, ya que no todos los tipos de cerveza tendrán como resultado la misma espuma. Muchas cervecerías, no diremos nombres para no quemar a los grandes corporativos (oops!), recurren a la carbonatación artificial, inyectando dióxido de carbono artificial en el líquido, para así evitar que la bebida tenga que fermentarse por mucho tiempo… después de todo, el tiempo es dinero ¿No?Esto nos dará como resultado una cerveza sin aroma y con una cabeza con muy poca retención que se disipará rápidamente, en pocas palabras, una cerveza que solo te quitará la sed. Sin embargo las grandes cervezas del mundo, por lo general tendrán una cabeza excepcional, será abundante y dejará rastros de espuma (conocido como ‘lacing’ en inglés) en todo el tarro/pinta/copa, algunas tendrán una cabeza con una textura parecida al mousse.

 Me resulta muy difícil hablar acerca de la ‘corona’ o ‘cabeza’ de una cerveza sin mencionar la grandiosa Guinness y su abundante y peculiar cabeza; Guinness, siendo un estilo stout, es una cerveza que de por si ya tiene abundante espuma pero, no conformes con eso, la gente de Guinness patentó en 1972 el ‘beer widget’ o ‘floating widget’, un sistema que consiste en poner en cada botella o lata de Guinness, una esfera hueca de 3cm de diámetro e inyectar nitrógeno líquido en la bebida, este sistema, dará como resultado que al momento de abrir la lata, el nitrógeno y la cerveza se mezclen dentro de la esfera, formando así una espuma tan cremosa, que podría comerse con cuchara. El concepto no es nuevo, pero si innovador, ya que este sistema del nitrógeno, es el sistema que se utiliza dentro de los barriles para darle esa consistencia tan característica, y por la cual son denominadas ‘Draught’; lo que aportó Guinness fue la conveniencia de tener una cerveza así en la comodidad de nuestras casas.

 Entonces, ¿Cómo se debe servir una cerveza para obtener la cabeza apropiada? Los expertos nos dicen que una cerveza bien servida deberá tener una cabeza de aproximadamente 1 dedo de grosor, la mejor manera de obtenerla es siguiendo estos sencillos pasos. Primero, se debe inclinar el vaso entre 20 y 45 grados, al momento de servirla, se debe procurar que el liquido caiga justo en la mitad del vaso, posteriormente, al haber servido aproximadamente la mitad del contenido, el vaso se debe llevar poco a poco a una posición vertical (90 grados) para terminar de servir el resto del contenido, esto hará que la cerveza desarrolle una cabeza abundante, pero no tanto como para que el vaso se llene de espuma y nos obligue a esperar a que el exceso se disipe.

 

Cómo servir la cerveza

Cómo servir la cerveza

Estos son los pasos generales para servir propiamente una cerveza, sin embargo, como se mencionó anteriormente, dependiendo del tipo de cerveza que se beba, se tendrá distinta carbonatación, es por eso que mucho expertos consideran que incluso puede haber distintas maneras de servir los diferentes tipos de cerveza dependiendo de su nivel carbónico, cambiando solamente el tiempo que se deja el vaso inclinado. A continuación presentaremos la manera óptima de servir para los estilos de cerveza más conocidos.

Gráfica comparativa 'Tiempo-Cabeza'

Gráfica comparativa 'Tiempo-Cabeza'

 Cervezas Ales: Se recomienda que para este tipo de cerveza, se sigan los pasos anteriormente mencionados, con la excepción de que debería dejarse el vaso inclinado un poco más de tiempo, tal vez hasta haber servido 3/4 del contenido, para entonces poder llevar el vaso a posición vertical, esto evitará que la cabeza sea excesiva y haga que los sabores a lúpulos se pierdan. Algunos ejemplos de Ales pueden ser: Hobgoblin, London Porter, London Pride, Duvel, Cucapá Chupacabras, Minerva Pale Ale.

 Cervezas de trigo (Weißbiers, Hefe-Weißbiers, Weizen, Hefe-weizen): Las cervezas de trigo son aquellas que usan malta base de cebada y se le agrega un alto porcentaje de malta de trigo; por su naturaleza de alta fermentación, las Weißbiers son cervezas que generan abundante espuma, por este motivo, es recomendable no llevar el vaso a posición vertical, ya que sirviéndola con el vaso inclinado, la espuma se generara automáticamente, si crees que al final le hace falta un poco de cabeza, se puede llevar el vaso a posición vertical ya que se acerque el final de la cerveza; como regla general, se recomienda también incluir el residuo o sedimento de levadura que muchas weißbiers tienen en el fondo de la botella (por lo general las HEFE-Weißbiers tendran este sedimento –Hefe en aleman es Levadura-). Algunos ejemplos de cervezas de trigo son: Paulaner Hefe-Weißbier Naturtrüb, Paulaner Hefe-Weißbier Dunkel, Erdinger Urweisse, Hofbräu Weisse, Hofbräu Schwarze Weisse, Schneider weisse.

 Cervezas Stout: Las cervezas stout son de fermentación Ale, y los aficionados dicen que una buena stout merece una abundante corona, este tipo de cerveza por lo regular generan mucha espuma y tienen mucha actividad carbónica al momento de servirlas (el ejemplo clásico es Guinness), es por esto que se recomienda seguir la técnica mencionada al principio pero haciendo una pausa cuando se haya llenado la mitad del vaso para dejar que la cerveza se ‘tranquilice’, y después servir la otra mitad. Algunos ejemplos de stouts son: Young’s Double Chocolate Stout, St Peter’s Cream Stout, Guinness, Minerva Stout Imperial, Hidalgo Stout.

 Cervezas Pilsner: Las cervezas Pilsner o Pilsener, siendo de fermentación lager, no generan la abundante espuma que generan las Ales, por lo mismo, se recomienda no inclinar el vaso en absoluto, servir la cerveza directamente al fondo, a menos que la pilsner en cuestión haga más espuma de lo normal, en cuyo caso, se puede inclinar el vaso para servir 1/4 del contenido, y después llevar a posición vertical para que se genere la cabeza deseada. Algunos ejemplos de Pilsener son: Pilsner Urquell, Bitburger, Cucapá Clásica, Flensburger Pilsener, Radeberger.

 Cervezas con sedimento o residuo de levadura: Algunas cervezas tienen mas de una sola fermentación, independientemente de a cuantas fermentaciones se someta, algunas cervezas se fermentan por última vez dentro de la botella, esto se logra agregando un poco de azúcar y más levadura al embotellarse, este proceso es llamado ‘Bottle-Condition’; este tipo de cervezas pueden identificarse al voltear la botella y agitarla un poco, si se puede ver lo que parece algo de tierra en el fondo, es porque se trata de una cerveza ‘Bottle-Conditioned’, en cuyo caso, es recomendable servir la cerveza de la manera mas apropiada para el estilo al que pertenezca (el metodo ‘Bottle-Condition’ no es exclusivo de un solo estilo), pero dejar en la botella aproximadamente uno o dos dedos de cerveza, la cual deberá agitarse con movimientos circulares para incorporar el sedimento al resto del liquido, y después servir este chorrito a la cerveza ya servida en el vaso. Mucha gente prefiere omitir este paso y dejar la levadura en el fondo de la botella, sin embargo, esta levadura en la mayoría de los casos, aportará sabores, aromas y un cuerpo que complementará al resto de la cerveza.

 Esperamos que esta información haya sido de utilidad y que les ayude a optimizar la experiencia de degustar una gran cerveza, cabe mencionar que las marcas aquí mencionadas las tenemos en existencia en nuestra pagina de internet y en nuestras TBB Stores (Condesa, Satélite y Guadalajara), así que ya saben! Dense una vuelta por nuestras boutiques y despierten sus paladares!

 Saludos de TheBeerBox Staff.

Prost!

3 comentarios to “La importancia de la espuma (o ‘cabeza’)”

  1. Sebastian Elizondo Says:

    muy bueno el dato no estaba tanperdido
    de lo qeu crei de como servir como la gente =)

  2. Ronaldo Schemidt Says:

    Excelente articulo, perfecto para los que nos preocupamos en tener la maxima calidad a la hora de tomar una buena cerveza.
    Salud!

  3. Muy bueno el informe! Hay que ponerlo en práctica ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: