Mamà: El ejemplo de nuestras vidas.

Todo comienza el día en que anuncian que serán tres.

En ese momento su mundo y su expectativa de vida se dirige hacia nosotros.

Comienzan los cambios, las preocupaciones por saber cómo estaremos, por saber si comimos, si estamos tranquilos y nuestro futuro empieza a ser el motor de su día.

Llega el tiempo en que nos conocemos, nos olemos, nos abrazan y nosotros aun no entendemos bien quienes son, pero sabemos que dentro de nosotros, nuestro pequeño corazón sonríe.

Sabemos que estamos seguros y que podremos dormir tranquilos para despertarlas cada tres horas. Para espantarlas si no nos escuchan y se levantan de la cama, como buena primeriza, a ver si respiramos.

Nos alimentan, nos bañaron y conocen mejor que nadie cada cm2 de nuestro pequeño cuerpo.

Y comenzamos a crecer. Les divierte escuchar nuestras primeras palabras, que, con un poco de entrenamiento, empiezan a ser chistes y canciones. Y ahí, tenemos el maravilloso poder de tenerlas viéndonos todo el día. De correr a sus brazos cuando estamos cansados y queremos dormir seguros. De que nos llenen de besos toda la cara con tan solo abrazarlas. De ver como ustedes comen lo que dejamos nosotros sin siquiera pensarlo dejando atrás sus antojos.

Conforme la vida nos va llevando del camino de su mano. Podemos saber que están aquí porque Dios no podía estar en todos lados. De que están aquí por nosotros hasta el final de sus vidas. De que todo, desde que amanece y llega la noche y no quieren saber nada, se despiden con una sonrisa.

Aunque seamos injustos con ustedes, la mayoría del tiempo se dan el espacio para preguntarnos como nos fue y ayudarnos a elegir bien cada una de nuestras decisiones. Son el bastón, el sustento y el amor de todas las casas. Son la luz que necesitamos. Y  gracias a Dios, mi padre encontró una mujer como tu para ser mi mamá.

Y aun, después de habernos cambiado el pañal, limpiado la nariz, pasarse noches enteras con el termómetro, su labor sigue siendo el pilar de nuestras vidas. Siguen siendo nuestro ejemplo hasta el día en que decimos adiós.

“Ya tendrás hijos” es  lo que siempre escuchamos cuando no entendemos su manera de hacer o decir las cosas. Lo que nos queda claro es que siempre querrán que estemos contentos y con un alma nutrida.

Gracias, por biología, por religión, por lo que quieran. Sin ustedes no estaríamos donde estamos.

Estamos seguros que nos faltara vida para demostrarles cuanto apreciamos tantos sacrificios por nosotros sus hijos.

A las que ya no están con nosotros, estén tranquilas pues estamos bien. Viven en cada célula de nuestro cuerpo, en cada aliento y en cada latido. Nuestra vida entera está dedicada a la prueba mas fehaciente del amor. A ti mamá.

¡Hoy y siempre gracias!

TBB Staff. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: